viernes, 26 de octubre de 2007

Mala gente

Obispo de Sigüenza

Esta mañana en sus programas informativos de máxima audiencia ( ¿será casualidad? ) la Cadena Ser y la COPE han decidido entrevistar a su manera a dos representantes de la Conferencia Episcopal. Los de la Gran Vía con Carles Francino a la cabeza han elegido al obispo de Sigüenza, en su día número dos de la Conferencia Episcopal, un tal José Sánchez. Los de la COPE han tirado los cálices por las ventanas y su talibán de sacristia ha preferido a un cardenal de cuerpo presente, el mismísimo Rouco Varela. Uno y otro han estado sembrados.
El de Sigüenza no se ha recatado lo más minimo y al referirse a la dictadura del general Franco ha optado por decir que "es muy difícil condenar en bloque una época que duró cuarenta años y que tuvo maldades, pero también tuvo bondades". Y se ha quedado tan ancho.


Rouco en el centro de manifestación

Rouco Varela, algo más sibilino, para eso es Cardenal, ha bordeado la apología de los valores más rancios del franquismo , haciendo buenos a los que llevaron bajo palio a Franco y señora. Jaleado y halagado por Fedeguico ha insinuado en ese tono de malvado de película que le caracteriza que las beatificaciones de este fin de semana son reflejo de una época que le recuerdan a la España actual. Dicho de otro modo para el cardenal estamos en una preguerra civil. Los buenos son ellos y los malos, te los puedes imaginar.

Hasta aquí nada nuevo. Son lo que son y no defraudan a su público. Lo novedoso es que nos resignemos como si lo que dicen fuera de lo más natural. La Cadena SER con Francino a la cabeza escucha respetuoso como se hace desde su emisora apología del franquismo .Lo más que sucede es una tos nerviosa que precede a la publicidad. Lo de la COPE, a fuerza de mordernos los labios, sigue emitiendo veneno. Hoy en forma de cardenal. Mañana Dios sabe que nueva apología de terrorismo radiofónico se les puede ocurrir ( nunca mejor dicho )

Supongo que ante estas declaraciones es de lo + civilizado callarse y ser cada día un poco mas equidistante. Incluso ponerse chaqué y peineta española para marchar al Vaticano a celebrar la beatificación de los mártires religiosos que la Conferencia Episcopal ha seleccionado para la ocasión. Pues no. Hoy tras escuchar a uno y a otro, entiendo , y digo bien entiendo , que en plena guerra civil, con unos militares fascistas sublevados, se llevaran a cabo todo tipo de asesinatos incluidos los de estos mártires. Es evidente que ni una guerra ni nada justifica lo sucedido. Pero desde luego discursos como lo de Rouco y el de Sigüenza contribuyen a que ciudadanos que les hayan escuchado saquen a relucir sus peores instintos. Desde luego, cada día entiendo , y digo bien entiendo , el sentido histórico que se esconde tras la letra de una canción popular que comienza diciendo " Si los curas y monjas supieran la paliza que les vamos a dar subirían al coro cantando libertad, libertad.. libertad.... ". Pues eso. Que Dios reparta suerte

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Brillante!! Estás que lo tiras.. En la guerra barbaridades, supongo que como dicen los niños, empezó Paco, yo sólo me defendía... Aunque como en todo las generalizaciones y nunca mejor dicho son odiosas..

El Hipocrita dijo...

La iglesia española actual tiene un problema de sobrevaloración de sí misma, debido a que ningún Gobierno ha querido pararles los pies...tanto pacto vaticano y tanto privilegio les hacen estar crecidos..y los pagamos todos aunque no queramos. ¿Hasta cuando?

Anónimo dijo...

Pinta que tiene el curita de turno. Menudo hijoputa casposo facha.