lunes, 12 de noviembre de 2007

C.P.J,16 años

C.P.J,16 años

Ayer por la mañana en un barrio de Madrid las primeras noticias informaban que una pelea entre bandas se había saldado con un muerto y varios heridos. A la noche, se corrigen timidamente algunas informaciones y se precisa que "la reyerta" de la mañana tenía que ver con que había sido convocada una manifestación de la ultraderecha y de claro corte xenófobo en la zona obrera de Usera. Mas tarde se nos dice que un menor de edad ha fallecido "tras ser apuñalado en el corazón en el transcurso de una pelea entre grupos neonazis y antifascistas que se originó en el interior de unos vagones del metro de la estación de Legazpi".

La ultraderecha se da la mano

No hay que ser muy imaginativo para predecir la reacción de estos mismos medios si el fallecido hubiera sido en un atentado terrorista de origen etarra o islámico. Las ediciones digitales abrirían con la noticia, la cadenas de tv públicas y privadas seguirian al minuto el atentado. Y las cadenas de radio nos tendrían puntualmente informados.

España, España

Sin embargo, la realidad es otra mucho más simple y que se veía venir. Un grupo de ultraderechistas, autorizados al parecer, por la Delegación de Gobierno, se iba a manifestar " pacificamente ". Es decir, las Juventudes de Democracia Nacional (DNJ) habían convocado la manifestación en el distrito de Usera, concretamente en la plaza de Julián Marías, bajo el lema 'Contra el racismo anti español, contra la inmigración'. No hay constancia de que este grupo sea unos de los beneficiados por el patriota gobierno de la señora consorte condesa y grande España, Dña. Esperanza Aguirre.


Genoveses extremos

Y en ese ambiente " tan pacifico y tan español ", un chaval llamado Carlos, de 16 años , muere en un vagón de metro apuñalado por uno de los que presuntamente iban a manifestarse contra el racismo antiespañol. Y aquí se acaba la noticia. Hoy tocaba hablar de Chavez, de nuestro locuaz Monarca, de fútbol, mucho fútbol. Se llamaba C.P.J y tenía 16 años

2 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Verdaderamente lamentable. ¿Cómo se puede autorizar una manifestación con ese lema?
La ley de partidos, esa que yo aboliría, sólo se aplica en el País Vasco y, sin embargo, los grupos de ultraderecha quedan impunes, a pesar de incumplirla en sus estatutos y sus actos.

SAlud y República

un español dijo...

Qué raro, una manifestación en el metro, lo siento por el chaval, ninguna muerte se puede justificar, aunque fuera una oveja descarriada y subversiva