miércoles, 5 de diciembre de 2007

El empadronamiento de Aznar

Se publica estos días la noticia que el PP de la C. Valenciana en vez de revisar las decenas de casos de corrupción que le rodean mata su tiempo denunciando presuntas irregularidades en el empadronamiento en esa C.A de Teresa Fernández de la Vega candidata al Congreso por la provincia de Valencia en las elecciones 9 de Marzo.

Las famosas yemas de Avila

Asunto este el de lo empadronamientos que viene bien recordar afectó de lleno a un personaje que tanta admiración y cariño provoca en el PP y en particular en su sucursal valenciana. Me refiero a José Mª Aznar López que en 1989 para sortear el Estatuto de Autonomía de Castilla y León y poder adquirir la condición política de castellano-leonés y así poder presentarse a candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León no se le ocurrió otra que empadronarse en la ciudad de Avila que por otro lado conocía a través de sus famosas yemas.

El astuto ex Presidente del Gobierno y señora sin pensárselo dos veces de acuerdo con el no menos astuto alcalde de la ciudad Mario Galán Pérez, se le extendió un certificado de empadronamiento con domicilio en la Plaza Santa Teresa 11, 3º sede de Alianza Popular en Avila, que como cualquier persona con sentido común podría demostrar que no era el domicilio familiar del señor Aznar. Por aquel entonces, la pareja cósmica vivía en la ciudad de Madrid. En esas fechas a la altura de Nuevos Ministerios.
Como se ve, lo de mirar la paja en el ojo ajeno y no quitarte la viga que tienes en tu propio ojo forma parte del sainete genovés que una vez más a falta de algo mejor para llevarse a la boca se ha puesto a matar moscas con el rabo.