viernes, 20 de junio de 2008

Ana Mato nunca se fue


Si existe una genovesa de lo más original y de lo más genuina está es Ana Mato Adrover. No le falta de nada. Pertenece a una generación del aparato genovés que se formaron en los despachos más rancios y más cutres del entonces emergente Aznar. Con el aprendió como manipular y como tergiversar la realidad del gobierno castellano leonés y de todo aquello que se pusiera a tiro .

Por razones que nadie se explica bien, ni siquiera ella misma, el Principio de Peter ha encontrado en su ilustre persona una firme aliada. Pitonisa de leyenda y andaluza del año , Anita nunca se ha ido de esos oscuros despachos. Ni siquiera cuando se fue su no menos oscuro ex esposo, ex esposo a la alcaldía de Pozuelo de Alarcón. Su sitio está en Génova 13. Siempre ha sido así y no hay que engañarse, da de si lo que da y sus valores se ajustan al mercado genovés y al Presidente de turno que salga de oficio de los Congresos nacionales. Esto es lo que hay

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mientras Acebes y Aznar animen el cotarro, algo de Esperanza queda...