sábado, 7 de marzo de 2009

Feijóo : Un trilero de coches tomar

Futuro utilitario del peronista Feijóo


Albero Nuñez Feijóo ya ha ganado y no quiere hablar de sus vergüenzas trileras. Es decir , solo desea pasar pagina de la polémica que el mismo provocó sobre el coche oficial de su ya predecesor Emilo Pérez Touriño.

Sabe mejor que nadie hasta que punto le benefició su demagoga critica y también sabe mejor que nadie hasta que punto las verdades a medias se acaban convirtiendo en mentiras a secas. Cuando lanzó su ofensiva sobre el Audi de Touriño, no se sabía, bien lo ocultó el, que desde hace ya algunos años el mismo disfrutaba de un citroen gratis total. Ahora también hemos conocido que no en Vigo pero si en Francia , va a comprar su modesto coche oficial de la marca Citroen que usa , entre otros, el Presidente de la república francesa, Nicolas Sarkozy.

No pide disculpas Alberto Nuñez Feijóo. Al fin y al cabo, ya ha ganado las elecciones que es de lo que se trataba. Alberto Nuñez Feijóo dará que hablar y mucho. Este blog y la página que le da soporte serán testigo. En todo caso, al quite que son muchos menos de lo que parece y además son mala gente. Alberto Nuñez Feijóo es sin duda un prometedor sospechoso y un acreditado demagogo. Lo demás vendrá dado.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tanto se les llena la boca a los PPerillos de pro con la "coherencia" de este pajarito de Feijóo al devolver el coche anterior, y aquí no dirán nada de megalomanía e historias parecidas. Nada menos que un coche al estilo de Sarko.

Por otro lado, el que compró Touriño ¿no es el mismo que compró Gallardón para él? Para el alcalde PPero sí, pero para los del PSOE de Galicia no. HIPOCRESÍA y BORREGUISMO. Suma y sigue.

Anónimo dijo...

Galicia es un sitio donde más facilmente se ganan las elecciones a base de mentiras y manipulaciones. Si Feijoó siendo un sirvengüenza ha ganado... ¿por qué será?

Anónimo dijo...

El Psoe y el BNG cuando ganaron las elecciones, se negaron a levantar las alfombras y a sanear la mierda pepera. Eso se les ha vuelto en su contra, cosa de la cual me alegro.