lunes, 18 de mayo de 2009

¡ Camps, Camps, Camps !



No tienen ni abuela ni vergüenza. Hoy sin ir más lejos, en su particular Plaza de Oriente y ante unos monosabios entregados y con cargos retribuidos por el erario publico regional y local, incluidos asociaciones subvencionadas, el imputado Camps sin sonrojarse y encantado de solo dar cuenta ante Dios y la historia ha salido a hombros virtuales de estos pelotas de diseño. Lo dicho vergüenza ajena.

3 comentarios:

Nicolás dijo...

Francisco Camps, Caudillo de Valencia Por La Gracia De Dios.

Anónimo dijo...

Tanto apoyo de unos a otros, sólo puede significar que todos forman parte de la misma telaraña, todo bien atado.

JoseCórdoba37 dijo...

Genial la foto, pero genial, el ingenio español no conoce límites y ahora me refiero al ingenio bueno, no al ingenio de algunos mangantes.

Saludos desde el sur.