lunes, 4 de mayo de 2009

En metálico

Los genoveses originales y genuinos tienen en común la obsesión obsesiva por pagar todo lo que se les pone a tiro en metálico, sin testigos y sin facturas. Alcaldes que siempre tienen a mano dinero en su calcetín. Un Vice Presidente de la Condesa gacela que lleva en el bolsillo 8000 € para pagar viajes inconfesables y grabados en vídeo. Trajes a la medida y a tocateja. Coches ganga en efectivo. Para los genoveses las tarjetas de crédito o débito son reliquias del pasado. Donde esté un buen fajo de billetes que se quiten los cajeros automáticos.

Uno de estos genoveses de pago en metálico se llama José Manuel Soria. Es Presidente regional de los susodichos en Canarias. Es también Vice Presidente del gobierno de esa C.A. Pero sobre todo y ante todo come, pesca y es un fans del salmón. También está imputado porque la Fiscalía Anticorrupción presentó en octubre del año pasado
un escrito en el que pedía investigar a Soria por el conocido como viaje del salmón, en el que supuestamente el líder del PP canario aceptó una invitación del empresario Björn Lyng para visitar Noruega, en la época en la que era presidente del Cabildo de Gran Canaria, en 2005. La denuncia señala que el empresario noruego, entonces propietario del complejo turístico canario Anfi del Mar, pudo recibir trato de favor del Cabildo de Gran Canaria, dado que emitió un informe a favor de la construcción de 3.600 camas turísticas en dicho complejo.

Pero todo lo anterior no es nada comparado con sus manía de también pagar en metálico. Hoy se ha conocido que desde 1997, Soria veraneaba varias semanas en los apartamentos de lujo de Anfi en la localidad grancanaria de Mogán. Y, siempre, según su propia declaración, pagaba al menos parcialmente en metálico a razón de 149 euros por día: a tenor de sus palabras, la suite de lujo costaba cada año la misma cantidad invariable. ¿Era un precio especial? Según Soria, no.

Este lunes, cuando el fiscal se interesó por la procedencia de ese dinero en efectivo, el imputado respondió que de las dietas percibidas "de algunas empresas públicas" y de los 600 euros mensuales abonados por el PP a sus diputados. No precisó cuáles son esas empresas ni la cuantía de las dietas. En su casa, alega el también consejero de Economía canario, se guarda dinero en metálico.

Lo dicho, nada de modernidades absurdas. Estos genoveses pagan y reciben favores y beneficios en formato de billetes de curso legal contantes y sonantes. Son únicos y los fiscales lo saben.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bueno, los famosos billetes de 500 euracos que sirven para pagar "en negro", dan para mucho. Así no hay rastro de su inconfesable procedencia. Vaya panda de chorizos.