miércoles, 3 de junio de 2009

Cospedal y P.J : Camino a ninguna parte

Entre los psiquiatras de reconocido prestigio hay coincidencia que Pedro J. Ramírez con el paso de los años acentúa, respecto al atentado del 11-M, su marcada paranoia aliñada con aires de grandeza y vanidad a prueba del tetadine. Hasta aquí nada que objetar a ese diagnostico. Es lo que hay y además no tiene tratamiento. Otra cosa es que por lo que se ve y se lee su paranoia es contagiosa y ha tocado de lleno a Mª Dolores de Cospedal, la locuaz Secretaria General de los genoveses originales y genuinos.

Ya sea por el efecto contagio ya sea porque tiene una deuda con el iluminado demasiado profunda que no se puede solventar con decoro, el hecho cierto es que Cospedal no sabe salir del circulo viciado que unos charlatanes con pluma, corpiño y micrófono se han empeñado en mantener cueste lo que cueste. Y mientras tanto la casa madre de Génova 13 sin barrer.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Se la ve venir desde muy lejos, por que sera?

Anónimo dijo...

espero que no sea que a Cospedal le apriete mucho el corpiño que le ha dejado Pejo Jeta...