lunes, 14 de septiembre de 2009

Benidorm y la doble moral (1)

Mariano reflexionando

Detras de las miserias siempre hay miserables y la reacción de los genoveses originales y genuinos tras la moción de censura en el ayuntamiento de Benidorm está sacando a la superficie lo peor de ellos mismos. Cada hora, cada día que pasa se multiplican las dosis de cinismo y de la doble y triple moral que con tanto desparpajo practican. Veamos algunos casos ilustres

Por ejemplo, el calculado silencio de D. Zaplanini ahora retribuido por Telefónica y antes directamente implicado y beneficiado por favorecer a tránsfugas de pago.

La desfachatez del trajeado pijus magnifico Ricardo Costa Climent que se muestra indignado cual fariseo de salón de juego y a su vez es el mismo que hace alarde de una privilegiada y única desmemoria sobre lo que el mismo alienta para favorecer tránsfugas a lo largo y ancho de la C.Valenciana.

Un piadoso Camps que cada hora que pasa confirma que su cabeza está más preocupada por encontrar atenuantes en el Código Penal que por gobernar la Generalitad.

Y sobre todo y ante todo un Mariano Rajoy que es capaz de ponerse solemne ante una cámara de tv y sin inmutarse rasgarse las vestiduras gurtelianas para exigir al PSOE y a ZP que retiren la Moción de censura. El mismo que hace alarde de una amnesia sin precedentes que le impide asumir que está rodeado, cercado, asediado y bloqueado por sus más leales miserables que hacen irrespirables la sede central y aledaños de Génova 13.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hipocresía, hipocresía y más hipocresía. Pero qué más le da, los votitos de los tontoloscojones los tiene bien asegurados, por más mentiras que diga.

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Al final lo que muchos esperaban se ha cumplido, la historia se ha vuelto a repetir, y el Ayuntamiento de Benidorm, de nuevo ha sido protagonista de una moción de censura de la mano de un tránsfuga. (Tránsfuga es una denominación referida a aquellos representantes políticos que traicionan a sus compañeros de formación o de grupo; y que en ocasiones pactan con otras fuerzas para cambiar o mantener la mayoría gobernante).

En el año 1991, Eduardo Zaplana accedió al Ayuntamiento benirdormí de la mano de una tránsfuga del PSOE, Maruja Sánchez, la cual posteriormente fue premiada por el mencionado Zaplana.

Ahora casi 20 años después, es un concejal del Partido Popular, el que abandona su grupo y de la mano de los socialistas, arrebata la vara de mando al Popular Pérez Fenoll.

La situación ha sido distinta, puesto que desde la dirección del Partido Socialista de la Comunidad Valenciana, se han opuesto de forma total a la moción, puesto que suponía la vulneración del Pacto Anti-transfuguismo, a parte de una falta de ética y de principios

De igual manera desde la dirección del PSOE nacional se han opuesto a esta moción, por las mismas razones.

Así pues los concejales díscolos se han dado de baja de militancia del PSOE, antes que los expulsasen.

La explicación que han dado es que la ingobernabilidad en Benidorm era insostenible, y que preferían defender antes los intereses de la ciudad, que los de su propia formación, en este caso el PSOE.

Mi opinión personal sobre este asunto es el siguiente: me pareció fatal y un golpe a la democracia, el denominado Tamallazo, cuando dos Diputados Socialistas (Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez), en la Asamblea de Madrid, traicionando al electorado y a su formación, permitieron el acceso de Esperanza Aguirre a la Presidencia de la Comunidad de Madrid; y de igual manera me parece mal en este caso, por considerarlo una burla a la democracia y a los ciudadanos.

Ya en el PP se están rasgando las vestiduras, con esa hipocresía, y rostro que les caracteriza, ya que ellos no pueden dar lecciones de moralidad en este aspecto, pues sólo en esta legislatura y en la provincia de Alicante, han arrebatado con mociones similares, localidades como Denia, Calpe, La Vilajollosa, etc…y en todo el ámbito estatal llevan unas 24, y como ya he dicho, el acceso al consistorio de Benidorm del partido de la gaviota fue de igual manera…eso sí, sin que se expulsara por tal hecho a ningún militante.

Yo no creo que deba aplicarse eso de “quien a hierro mata a hierro muere”, como he oído hoy en alguna tertulia radiofónica, ni tampoco creo que PP y PSOE sean lo mismo, y eso lo demuestra las medidas disciplinarias tomadas por la dirección del PSOE valenciano, lo que denota que los principios están por encima de cualquier cosa.

Veremos como acaba esta historia que de momento tiene una pinta un tanto complicada, y que ha conllevado a que un problema del PP, por división y enfrentamiento, se haya trasladado ahora al PSOE.

Continuará…

Nicolás dijo...

De acuerdo en que no se debe aplicar lo de quien a hierro mata a hierro muere pero jugar una partida de cartas con otro jugador que sabes que tiene las cartas marcadas y lo consientes no creo que sea muy inteligente. Y más cuando no tiene ninguna intención de cambiar de estrategia.

Anónimo dijo...

Me parece mal los transfugas. Los ciudadanos votaron una lista con unas siglas, y no los votaron para que se fuesen con los otros. ¿entoces para que se vota? tan mal como esto me parecio cuando un transfuga llamado tamayo hizo que no hubiese un gobierno psoe-iu en la comunidad de madrid. Porque a tamayo lo votaron en una lista para apoyar al psoe, y no al pp. Los transfugas desvirtuan la democracia siempre. Eso de ganar con transfugas lo que no se puede ganar en las urnas es poco democratico, un mini golpe de estado.