domingo, 11 de octubre de 2009

Que parezca un accidente

El parecido entre el Caso Gurtel y pongamos por ejemplo, la trama de El Padrino lleva camino de fusionarse. En ambos se dan cita personajes intercambiables. Los métodos de " trabajo " para recaudar son similares. El dinero ( negro ) es del mismo color. Y los ajustes de cuentas también se trasladan en el tiempo. Hoy y durante los próximos días iremos intercambiando imágenes de la película y lo dicho cualquier parecido con la realidad es todo menos pura coincidencia. La llegada el próximo martes de RIC a un peaje de la autopista AP7 camino de la sede genovesa puede ser un buen punto de partida a la hora de hacer valer una de las frases más conocidas de la pelicula de Francis Ford Coppola y es que, al final, nada mejor que cuando la cosa se lía los ajustes se transformen en que todo " parezca un accidente ". En esas están y creo que me quedo corto.

5 comentarios:

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Y mientras tanto la sanidad valenciana, la educación y el bienestar social están colapsados.
El boicot a la ley de dependencia sigue siendo una realidad.

Valencia necesita un cambio político ya.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Oscar, pero los valencianos se empeñan en querer más de lo mismo, según las encuestas. ¡Me parece increíble!

Anónimo dijo...

Es que por esta tierra, como en Madrid o en Italia sin ir más lejos, hay mucho TONTOLOSCOJONES.

Por desgracia, los demás tenemos que aguantar los políticos corruptos, caciques, mangantes, chorizos, ladrones, jetas, caraduras, hipócritas, sobrados y muchas cosas más que me dejo, que el tontocojonismo de los votantes se empeña en hacer que gane elección tras elección.

Ya lo decía Einstein, que sólo hay dos cosas infinitas, la estupidez humana y el Universo, y que dudaba que este último lo fuera.

En Valencia, o mejor, en la Comunitat Valenciana, la estupidez humana en efecto ES infinita.

Anónimo dijo...

Si el PP gana las próximas elecciones legislativas porque la izquierda sofisticada y exquisita está incómoda y dubitativa, me retiraré a lo que Vázquez Montalbán llamaba "El exilio interior".

Anónimo dijo...

Es lo único que nos queda, ante el "tontoloscojonismo" imperante. Por lo menos que nos pongan a Berlusconi en vez de al tontol'haba de Marianico. Al menos tendremos payasos, puterío y diversión garantizada. Ya que nos van a robar la cartera, al menos que nos diviertan.