domingo, 10 de enero de 2010

Mariano, un Díaz Ferrán sin complejos

Dice de si mismo Mariano que el es un hombre sensato, prudente y que aplica sentido común a sus decisiones. Tanto es así que tras casi 6 años de jefe de la oposición en funciones no es fácil encontrar en las hemerotecas opiniones del susodicho que no supongan un mero encadenamiento de obviedades y lugares comunes. Sus asesores prefieren eso a que diga lo que realmente piensa. Hay excepciones, justo es reconocerlo, como cuando por ejemplo le dió por opinar sobre el determinismo y defender como inamovible " la desigualdad natural del hombre ".

Hoy Mariano ha tirado una de sus casas por la ventana y mira por donde va y dice lo que piensa. En una entrevista con el periódico del inmoral de PJ Ramírez declara que " Soy partidario de un nuevo contrato que contemple una menor indemnización por despido, vinculado a una mayor estabilidad " . Y aquí paz y después los despidos baratos y sin compromiso.

De este modo , Mariano cual determinista sin complejos, se alía con las tesis del empresario modélico hispano como es Gerardo Díaz Ferrán. Forman una pareja de hecho que piensan que abaratar los despidos es clave para sanear la cuentas corrientes de aquellos colegas empresarios que cuando no hay crisis miran para otro lado y cuando les toca, no pagan ni las cuotas de la Seguridad Social de sus empresarios. Tal para cual.

4 comentarios:

Urbanita dijo...

Diaz Ferrán es más contundente. Simplemente no paga a sus empleados.
Y si hay problemas en sus empresas y hay tipos afectados, tampoco a esos los paga. Que no son de su gremio. Al menos no lo son los que se han quedado tirados en Barajas o al otro lado del Atlántico porque Air comet ya no vuela.
Diez Ferrán, el amigo de Mariano y de Espe.

Nicolás dijo...

Lo sensato para Mariano es aplicar las políticas neocons que le enseñó Aznar y que predican desde FAES.

politicamenteINCORRECTO dijo...

Desgreacidamente, si llegan los bandidos del PP a gobernar, Diaz-Ferrán será el próximo ministro de trabajo.......que Dios nos pille confesados.

Pedro José dijo...

En vez de hablar tanto de Mari-ano, preocupaos del que nos está dando por el ANO.