jueves, 26 de agosto de 2010

La termita reaparece en Asturias



La termita Aguirre no para en su obsesión por dividir y meter el dedo en la llaga tanto a propios como a extraños. No lo puede evitar forma parte de su ADN. Esta vez el objetivo era tocar los XXXXXX al trepidante de Mariano. Lo ha hecho a través de un personaje interpuesto, el centrista compulsivo Francisco Álvarez Cascos. Motivo su candidatura a la Presidencia de Asturias en las próximas elecciones autonómicas de mayo del año que viene.

A la Sra. Condesa no se le ha ocurrido otra cosa mejor que en su visita veraniega a esta C.A, además de jugar al golf, declarar a gritos que el mejor candidato es Cascos. Nada de matices ni de medias tintas. Las criticas no se han hecho esperar y la propia Soralla Saez de Santamaría ha tenido que mediar ante las criticas que la termita Aguirre ha recibido de los militantes asturianos. A ella le da todo igual. Lo de menos es que Cascos sea un afiliado genovés en Madrid. Lo de menos es que el susodicho vaya solo Asturias para pescar salmones y cazar todo lo que se le ponga a tiro. Lo relevante para la termita es que la candidatura del centristas compulsivo le complica la vida a Mariano y a sus inercias.Ella lo sabe y disfruta.

1 comentario:

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

En los años 80, hubo un político español, que arguyó que aquellas personas que hiciesen uso del divorcio, no eran dignos de obstentar un cargo público. El político que dió este genial argumento se llama Francisco Álvarez Cascos...¿incoherencia, cinismo tal vez...?