miércoles, 2 de marzo de 2011

El silencio de los miserables

Los piadosos de Oreja & Cotino hoy no dan vueltas por las tertulias ni llaman con sus móviles a sus periodistas fieles y de cabecera. No escupen su veneno. Están callados y tristes. Sus teorías obsesivas y enfermizas sobre presuntas treguas, negociaciones, acuerdos entre el Gobierno y ETA no pasan por el mejor momento:

La detención y desarticulación ayer de un comando legal de la organización ETA en la provincia de Vizcaya les deja al desnudo. La pareja ultra calla ante la incautación de 200 kilogramos de material explosivo. Callan cuando se han enterado que los arrestados podrían ser los ejecutores del asesinato del inspector de la policía Eduardo Puelles el 19 de junio de 2009 en Arrigorriaga (Vizcaya), la última víctima mortal terrorista en el País Vasco

Los piadosos de Oreja & Cotino tienen motivos sobrados para callar y pedir disculpas.Su desconcierto y sus miserias morales son su penitencia.

1 comentario:

BRUNO6 dijo...

Bonita foto: un gran franquista hace reír a un gran "opusino". muy edificante.