viernes, 11 de marzo de 2011

Juan Montero : ¿ Solo un juez trepidante ?

El juez bala de conferenciante en las Américas

El juez Juan Montero Aroca a poco que se lo proponga es capaz de batir sus propios records a la hora de tramitar un sumario. Eso si, no cualquier sumario.

En realidad todo depende de quienes sean los protagonistas. Por ejemplo, en una semana y sin practicar una sola diligencia, archivó el caso contra el ex alcalde genovés de Alicante, Luis Díaz Alperi, por su presunta participación en el también presunto saqueo de seis millones de euros en Mercalicante. Alperi, que permanecía imputado desde 2005, dimitió como alcalde en septiembre de 2008, un año después de lograr el acta de diputado autonómico por el PP que le garantizaba el rango de aforado y, por tanto, que su imputación se viera en el Tribunal Superior.

Pero Juan Montero Aroca, miembro de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura. Catedrático de la Universitat de València y nombrado por el CGPJ magistrado a propuesta del PP también sabe acelerar y aplicar sus peculiares ritmos si el imputado es , por ejemplo, Ángel Luna, diputado socialista que casualmente lleva el peso de la acusación contra el piadoso y trajeado de Camps y sus mariachis en la trama gurteliana y que también es casualidad se tramita en la misma Sala , eso si, a un ritmo mucho más sosegado y prudente.

Lo dicho, en un abrir y cerrar de ojos ha ordenado hoy mismo que se abra el juicio oral contra Luna por un presunto delito de encubrimiento, al negarse a confesar quién le filtró un informe policial sobre el caso Gürtel que estaba bajo secreto de sumario.

Montero, el trepidante. ha tramitado este proceso en un tiempo récord (poco más de cuatro meses), El juez bala comenzó sus investigaciones después de que la Sala Civil y Penal del TSJCV se declarase competente , eso si, previa denuncia genovesa, para investigar al diputado socialista por revelación de secretos, un delito que, según pudo comprobar a posteriori el juez, no era atribuible a Luna al no ser funcionario ni estar personado en el caso Gürtel cuando enseñó el informe.

Pero Montero, fiel a sus principios y sus tiempos, lejos de sobreseer el caso, adujo un delito distinto, el de encubrimiento, y sostiene que Ángel Luna conocía el carácter secreto del informe, cuyo contenido ha sido publicado hasta en las paginas amarillas.

Y en esas estamos. Ya solo queda que se haga justicia, valga la redundancia, y Montero sea reconocido por el
Guinness World Records como el juez más expeditivo, original, trepidante, y peculiar de la costa mediterránea y sus alrededores. Por mucho menos, se han concedido Medallas de Oro de la Generalitad. Faltaría más

2 comentarios:

Neoantiliberalismo dijo...

http://neocorrupcion.blogspot.com/

MENTALISTA dijo...

Y yo que creía que el único juez en españa era Garzón.