sábado, 4 de junio de 2011

Sonia Castedo Ramos

Si la refinada y sutil doctrina genovesa fuera de obligado cumplimiento según la cual los votos por si mismos son suficientes para obviar y archivar cualquier procedimiento judicial abierto por cohecho, prevaricación, soborno, etc , la gallega Sonia Castedo Ramos , actual alcaldesa de Alicante, estaría hoy menos preocupada que lo que realmente está.
Pero afortunadamente la doctrina de marras , de momento, no está en vigor de modo que la Alcaldesa Castedo, su predecesor Díaz Alperi, concejales varios, incluido el que además ejerce la Presidencia de la Diputación Provincial y la de los genoveses alicantinos junto a un buen grupo de empresarios tienen un serio problema ante los tribunales.
Sin entrar en los detalles, podéis consultarlos pinchando aquí, el caso es que todos ellos tenían un modus operandi para sortear la legalidad y auto favorecerse en relación a los Planes de Urbanismo que ni el mismísimo Don Vito y El Bigotes hubieran podido imaginarse. Eso si, tenían en común que les gustaba a todos vivir por encima de sus posibilidades, viajar de gorra y recibir todo tipo de regalos . No se perdían ningún sarado . Viajaban en yates y en aviones privados y eso si, justo es reconocerlo, viajaban acompañados de votos, los que tenían y los que tienen.
Su electorado, los mismos que les votaron el 22-M sabían bien a que dedicaba su tiempo su popular alcaldesa y a pesar de ello tiraron la casa por la ventana y volvieron a sacarla a hombros con mayoría absoluta , 18 concejales sobre 29 y 75.434 votos.Lo justo ahora es que su Alcaldesa reparta entre sus entusiastas votantes, los regalos recibidos y ofrezca la oportunidad de que viajen con ella de gratis e , incluso si es necesario, acompañarla al juzgado y declararse todos ellos culpables por haberla votado. Al fin y al cabo es lo que ellos han querido para su querida ciudad. O no ?