miércoles, 20 de julio de 2011

Camps dimite y Mariano se felicita por ello



Dentro de la trama gurteliana, el sainete de los trajes de gratis para Camps y otros 3 monosabios hoy ha dado un triple salto mortal sin red en el que Camps dimite, Mariano se felicita por ello y los otros 3 monosabios han quedado como verdaderos tolilis, dos admitiendo haber cometido cohecho mientras que el lince de Ricardo Costa se ha quedado con un pie fuera de la pista y con la cara de tipo sorprendente que normalmente le acompaña.

Habrá días, semanas y meses para que el sainete pueda comentarse con el detalle que este esperpento se merece. Hoy solo me quedo con el discurso de Camps anunciando su dimisión por España y por su Mariano, el mismo que está celebrando con un cohibas haberse quitado por un rato de su hombro a un tipo preso de un ataque de histeria y de terror escénico ante la que se le viene encima, financiación irregular del PP incluida.Os recomiendo que escuchéis su patética intervención. Alea jacta est 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"In Memoriam"





TRES TRISTES TRAJES





Triste anda el personaje.

Lucía prístina sonrisa el malaje,

que ya ha mudado en trágica ante el próximo relaje.



¿Qué trujo el trajinante con sus trucos y relajes?

Traía traje para trajinar atracos y atrapar con sus mensajes.



¡Que tragicomedia más ajada!

¡Que traspiés para el montaje!



Del agasaje del que contrajo,

a la reja de trullo.

¡Que zurullo!



Todo lo trajo un orange

Traidor hasta en el maridaje

¡Que truhán, que agasaje!

Le trituró con su ultraje.



Trisca transpuesto el asaz trajimán,

bebiendo su brebaje,

mientras contrito queda el malevaje.



Sólo atisba ya el postrer vendaje

que entre trinos le amortaje.



Rapsoda anónimo

lingualatinaa dijo...

Camps dimite por tres trajes, y le calumnian durante dos años los socialistas, y en cambio, Bono, Cháves, Barreda... dilapidan cientos de millones de euros de los españoles, se enriquecen, enchufan a toda su familia y compañeros de partido, y no pasa nada, son personas intachables... Así es la vida. Eso sí, donde gobernaba Camps hay infinitamente más progreso y empleo que donde gobernaban esos personajillos socialistas; por algo será...