viernes, 30 de septiembre de 2011

El Mundo se cuela en El País

Las políticas de " ajustes " en terminología genovesa que en su versión laboral se traduce en despidos directos y encubiertos, ERES, forzados contratos de relevo, etc,  que se están llevando en el Grupo PRISA junto a las contrataciones de periodistas formados en las trincheras del periodismo agresivo donde la opinión y la información se fusionan,  llegan ya a los lectores a través de las portadas y contenidos que se publican , por ejemplo, en su diario de cabecera El País.

Hoy es uno de esos días donde mejor se perciben esas políticas de " renovación " que desde hace un tiempo está cambiando la redacción del diario . El lector está pagando un precio muy alto por esas contrataciones estrellas que se han formado en las practicas inmorales del inmoral de Pedro J. Ramírez.

La portada y la información que en el interior firma Fernando Garea referidas al PSOE da que pensar sobre la deriva que está tomando este diario. La obsesión obsesiva de este periodista formado en El Mundo por forzar las noticias mezclando su opinión con la información está contaminando las más elementales reglas del periodismo que obliga a sus editores y a los profesionales del medio a distinguir lo que es su ideario y su opinión de lo que es una información veraz y objetiva. No es nada novedoso y de hecho en este blog ya se ha hecho en más de una ocasión referencia a estas practicas.

De esos polvos vienen estos lodos y el que no lo quiera ver,allá el.