viernes, 9 de septiembre de 2011

Marcial, eres el más grande


Marcial ,el determinista, toma posesión ante su amada ama 

La Emperatriz Cospedal no está sola. Se ha rodeado de monosabios genoveses que sin rechistar están dispuestos a todo lo que su patrona les ordene. No tienen complejos ni vergüenza. Uno de los que brilla con luz propia es Marcial Marín, su actual Consejero de Educación, Cultura y Deporte, Presidente de los genoveses originales y genuinos de Albacete y ex coordinador económico del Grupo Popular en las Cortes autonómicas

Marcial es un tipo con antecedentes de bocazas profesional y reincidente y por tanto la Emperatriz sabía bien a quien le encargaba gestionar la educación en Castilla La Mancha.

El susodicho en ocasiones, por eso de recibir una palmadita en el hombro de su Emperatriz, es más papista que el mismísimo B16 y sin pensárselo dos veces se ha sincerado y se ha sumado a las teorías que en los años 80 su líder máximo Mariano defendió y que no son otras que la defensa apasionada del " determinismo biológico " como antídoto a la igualdad entre las personas y que ahora , veinte años después, el predispuesto de Marcial pretende aplicar a la docencia castellano manchega

Dice Marcial: “ A aquellos [alumnos] que de verdad quieren sacrificarse y aprender habrá que reorientarlos hacia una enseñanza de calidad, y a aquellos que estén más en la pasividad del día a día, hay que orientarlos a otros módulos más adecuados a la FP y a la realidad laboral inmediata, para que también tengan su salida".

Dicho en términos coloquiales, los alumnos con medios y de buenas familias que además sean” listos “ se les garantizará una enseñanza de calidad y por el contrario los alumnos sin medios y de familias del montón que además “no sean tan listos “ tendrán que buscarse la vida en la FP y si son afortunados intentar colarse en el mercado laboral a la caza de un contrato en precario. Al fin y al cabo, según Marcial es lo que se merecen por su pasividad.

Con estos antecedentes no hay que ser ni siquiera un mal pensado para imaginarse la que se nos bien encima si los Marciales, las Cospedales y los Marianos se hacen con el santo y la peana. El último que apague la luz.