miércoles, 21 de septiembre de 2011

Mariano : Que yo recuerde, no



Mariano anda a dos meses de las elecciones del 20-N como pez en el agua. Las encuestas amigas le sonríen. Sus aduladores se multiplican. Los empresarios le dejan que se les acerque e incluso le invitan a cenar. Tiene tiempo para hacer las cosas que realmente le gustan como es ir al tenis y sentarse frente al televisor para ver baloncesto de alto standing. Sus asesores le montan actos para distraerse y de paso aprovecha para firmar su libro autobiográfico.

Y además descubre con regocijo que cuando decide ir a una entrevista de radio para no decir nada y marear la perdiz recibe los mismos parabienes que si por error hubiera dicho algo que no hubiera querido decir. Tiene tiempo para perfecionar su discurso ambiguo y poco a poco va ganando confianza en si mismo. Sus silencios son magistrales y sus salidas por la tangente dignas de analizar.

Mariano está progresando tanto y tan adecuadamente que va de sobrado y ya ni se toma la molestia de dar una explicación medianamente convincente, por ejemplo, ante cualquier pregunta que le incomoda,como es la referida a su impúdica declaración de bienes y rentas.

Y sin disimulo le da la risa cuando se le recuerda que se le ha olvidado ( o no? ) rellenar correctamente su declaración de actividades y su situación como titular  en servicios especiales del Registro de la Propiedad de Santa Pola.

Sobre su patrimonio real y no sobre el que declara , Mariano calla y sonríe a la espera que la rutina le lleve aunque sea al tercer intento al lugar que está convencido cree que se merece por su estirpe , genes y formación.

Y mientras esto sucede y Mariano se relaja, sus monosabios de cabecera siguen lanzando globos sondas sobre recortes y privatizaciones en  los servicios públicos para ver como reacciona el personal.Todo un presagio de la que se viene encima si como ellos creen el personal tira la toalla antes de tiempo.Suerte y al toro