martes, 13 de septiembre de 2011

Martes y 13




El periodista Miguel Ángel Aguilar dedica hoy su columna en El País a especular sobre cual va ser el 20-N la diferencia en escaños entre los genoveses originales y genuinos y los socialistas liderados por Rubalcaba. Sostiene Aguilar que según sus fuentes y cálculos el numero de escaños a favor de Mariano podría ser mayor que los 202 que en el año 1982 obtuvo  Felipe González.

Además sostiene también Aguilar que si esto va ser así es porque 
" los más desfavorecidos, sin cuyo concurso es imposible ganar unas elecciones, parecen dispuestos a entregar su voto a la derecha " .
Como es razonable suponer sus fuentes y cálculos tienen su origen en las múltiples encuestas que un día si y otro también se van conociendo y no siempre publicando. Es verdad que , aunque no lo diga Aguilar, las hay de todo tipo. Las hay que sencillamente no se elaboran pero se publican y que tiene en común su entusiasmo desbordante por la candidatura de Mariano.

Las hay también con un claro sesgo ideológico conservador que una vez revisadas por el Editor y  a veces , por e Director , se dan a conocer convenientemente cuadradas a sus ansiosos lectores y/o oyentes que nunca se siente defraudados. También tienen en común fuertes intereses y lazos con los genoveses originales y genuinos.

Y por descarte quedan aquella encuestas que son publicadas en los diferentes medios que dispone el grupo PRISA. También estos sondeos tienen su trastienda y sus ajustes de cuenta. Dependiendo de factores no siempre confesables, los titulares son más o menos ajustables de tal modo que en ocasiones están pensados más para ayudar con un determinado sesgo al desprevenido lector  o radio oyente que para dejarle sacar sus propias conclusiones.

Pero lo relevante de la columna de Aguilar es que su opinión se suma a una corriente de origen difuso que dicen circula por la VIlla y Corte y que da por supuesto que las elecciones del 20-N no solo las va a ganar Mariano por mayoría absoluta sino sobre todo y ante todo gracias al determinante apoyo de las clases más desfavorecidas. Es verdad que los que de manera más entusiasta encabezan esta corriente no engañan ni pretenden engañar a nadie. son conocidos por su ideología, sus intereses, sus rencores y sus cuentas corrientes.

Sin embargo y no es el caso de Aguilar,  los hay también dentro de su empresa que pretenden disimular su entusiasmo genovés adornando sus intervenciones con aires de forzada objetividad. Por sus intervenciones los conoceréis.

En fin, frente a esa corriente de pesimismo que ni es casual ni es espontánea conviene recordar que aunque hoy sea martes y 13, nada está escrito y el voto de estos ilustres gurús demoscópicos vale exactamente lo mismo que el tuyo. Ni más ni menos ni menos ni más.