sábado, 8 de octubre de 2011

Lucía Figar y las últimas de Filipinas

Los genoveses las prefieren filipinas

Lucía Figar Lacalle, la Consejera de Educación y Empleo de la Sra. Condesa Aguirre,  ha sido pillada in fraganti cuando para contratar a su empleada doméstica ha bordeado la picaresca de Tormes y las malas practicas. Lucía quería a toda costa a una persona determinada, no a cualquier trabajadora. Tenía que ser de nacionalidad filipina y para ello elevaron el listón de los requisitos exigibles : hablar tagalo. Dicho y hecho, como estaba previsto nadie de los inscritos en el INEM dominaba esa lengua de masas.

Lucía y su marido el diputado genovés Carlos Aragonés saben bien que lo que han hecho está mal pero que muy mal, pero para los genoveses la conciencia, solo la mala, la resuelven sin más trámite que dándose una vuelta un domingo por la mañana por la Iglesia de toda la vida confesándose, comulgando y luego tomándose un vermut en los altos del hipodrómo.

Y como atenuante seguro que deben pensar que ellos se han limitado hacer lo que han visto que hacen sus jefes de fila y de escuadra.Y si no que se le pregunte a Esperanza Aguirre de que nacionalidad son sus empleadas de hogar : ¿ Tagalas y con asas ?.

Lo dicho las últimas de filipinas son para los genoveses originales y genuinos una cuestión de distinción y elegancia.