miércoles, 14 de diciembre de 2011

Rumores genoveses varios sin confirmar

Sede del Consejo de Estado situado a 300m de la Catedral de la Almudena 
Está el patio genovés como las ollas a presión. El proverbial silencio de Mariano junto a los nombramientos que acaba de hacer para las Mesas del Congreso y el Senado tienen a los potenciales beneficiarios de ver en el BOE su nombre, apellido, nomina y trafico de influencias sin animo de lucro, a puntito de subirse por las paredes victimas de un ataque de nervios.

Los rumores se van disparando. Veamos algunos ejemplos, tan fundados o disparatados como el lector quiera calificarlos.

Para comenzar, como decíamos ayer, el genovés con sotana Rouco no se resigna a que a la hora del reparto sus sobrinos políticos e ideológicos se queden en un segundo plano. Aunque está molesto y sorprendido con la no designación de uno de los suyos para presidir el Congreso (aunque en honor a la verdad el nombrado Posada tampoco es que sea un ateo o laico peligroso) reconoce por lo bajini que el diputado navarro elegido en las listas de Madrid, un tal Santiago Cervera, dicho sea de paso un profesional del transfuguismo político, puede continuar con la labor que en su momento le realizó Jorge Fernández Díaz. Sus evidentes relaciones familiares y profesionales con el Opus Dei en Navarra y sus alrededores son su mejor carta de presentación.

En lo que respecta al Consejo de Ministros y otras instituciones de primer nivel constitucional, también Rouco tiene a varios de sus monaguillos en cartera y dispuestos a que Mariano los tenga en sus oraciones y en su firma. Son los casos del antes citado Jorge Fernández Díaz que, tras el purgatorio de 8 años en la Oposición y otros 8 como Secretario de Estado de Mariano, se ve ya con derecho a sentarse en la cúspide del Ministerio de Educación que tanto interés financiero y espiritual (por ese orden) provoca en la Conferencia Episcopal y en los propietarios de los colegios privados y concertados.

En una situación similar se encuentra el supernumerario Federico Trillo Figueroa. Ha sido casi todo lo que podría aspirar a ser pero si hay que sacrificarse por Dios, por España y por su rentable bufete familiar, Trillo es de los que está dispuesto, una vez más, a ser sacrificado con un puesto de alto abolengo, coche oficial, escolta y a ser posible de los que no pegue palo al agua. Y en esas está Mariano analizando el organigrama administrativo para ver que organismo se ajusta a su perfil político-religioso. Visto el mapa no verían con malos ojos que este marrullero de misas diarias se fuera a presidir el Consejo de Estado que además tiene la ventaja de estar a 300 m de la catedral de la Almudena. Santo y seña.

En cuanto a los nombramientos no confesionales, por eso de diferenciarlos formalmente de los anteriores, la CEOE ya tiene también a los suyos en posición de formación dispuestos a dar un paso al frente con reforma laboral incluida. Aquí se dice que Mariano está más sobrado de candidatos. Para comenzar están los que tiene hace años a su vera verita vera. Cristóbal Montoro es uno de ellos. El de Sanxenxo sabe bien que si hay que nombrarle Ministro se le nombra pero la broma le puede salir cara si lo que se quiere es salir de la crisis. Es probable que algo le caiga que recompense tanto ir y venir a Diego de León 50.


Luego están los gemelos Nalda Belda. Hablan idiomas. Pertenecen a un cuerpo de la administración que a Mariano le reconforta saber que en su momento fueron capaces de memorizar el amplio temario exigido para entrar en tan selecto clan. Me dicen que en las quinielas ambos cuentan con muchas papeletas aunque no sea necesariamente para estar sentados al lado del patriarca y si en cambio en sendas Secretarías de Estado.

Continuará