martes, 17 de enero de 2012

El jardinero fiel de Mariano

Arsenio escoltando a Mariano
Desde hace unas semanas desde este blog venimos informando sobre los nombramientos que está haciendo Mariano y sus monosabios con rango de Ministros. Podéis consultar la serie completa pinchando aquí.

Como hemos señalado una inmensa mayoría cumplen con los requisitos previamente establecidos aunque su exigencia y prelación en ocasiones varían a criterio del que les nombra.

Hay un primer lote que responden solo ante Mariano. Son su guardia personal genovesa. Priman en ellos la lealtad al Jefe, pertenecer a unos determinados Cuerpo de la Administración y son bienvenidos los que además profesan sentimientos religiosos homologados por el Vaticano y sus diferentes sucursales. Un segundo lote, además de los dos últimos requisitos exigibles al aparato monclovita, es necesario contar con un padrino o madrina que los avale y con un lobby a quien representar.

Y luego está el caso peculiar de Arsenio Fernández Mesa , flamante Director General de la Guardia Civil. Su caso es la excepción que se ha permitido Mariano y que viene a confirmar la regla. Vayamos al grano.

Arsenio al igual que el innombrable de Luís Roldán tiene en común la carencia de un  titulo superior y lo que es más llamativo para la lógica genovesa : no pertenece a ninguno de los cuerpos especiales que desde hace 4 semanas son los propietarios del BOE. Por  el contrario, dependiendo de sus diferentes curriculum oficiales que circulan, la imprecisión es mayor o menor, pero al final, se puede deducir que es funcionario en excedencia del Grupo D.

Tampoco se discute que cumple sin fisuras el requisito que Mariano pone encima de la mesa para sus pretorianos : lealtad personal y no preguntar.En eso Arsenio es el primero de la fila. Lleva años practicandolo con éxito indudable y su refinado servilismo hacia su jefe nacional es digno de ser patentado.

Sobre sus creencia religiosas Arsenio cumple con los standares mínimos exigibles y por esa vía su curriculum está homologado.

Pero lo realmente relevante de Arsenio no es que sea o no titulado superior o que pertenezca o no a un determinado cuerpo de la administración.Como tampoco si fue o no un buen jardinero en el Puerto de El Ferrol. En realidad, más allá de la opinión que uno pueda tener sobre estos dos aspectos, el tema se agotaría y no daría ni para un pie de página.

El problema de Arsenio es su obsesión obsesiva por intentar parecer lo que no es y sus sucesivos intentos de hinchar su currículum hasta limites absurdos que se le están volviendo en su contra. Os recomiendo que os deis una vuelta por este enlace que con ironía repasa uno de sus muchos y variopintos currículum oficiales y que está aún colgado en la web de los genoveses. 

El problema más serio que tiene Arsenio no se encuentra en su adornado currículum que a la postre es solo la punta de un iceberg. Su verdadero problema y por tanto , en breve lo será de la Guardia Civil,  es su propia trayectoria política que acredita que una vez más Peter, el del principio, tenía razón cuando enumeró sus conocidos principios. Arsenio es un genovés que allá donde ha tenido responsabilidades de gestión ha acreditado ser titular de los más altos niveles de incompetencia, autoritarismo, vanidad y soberbia.

Solo hay que darse una vuelta por las hemerotecas y analizar su gestión como Delegado del Gobierno en Galicia coincidiendo con el desastre del buque Prestige. Peor imposible.

Continuará.