viernes, 24 de febrero de 2012

Comerciales genoveses en los platós

Dos comerciales genoveses tronchandose de risa. No es para menos
Desde que han dado la señal de salida hay que reconocerles que están haciendo horas extras Es practicamente misión imposible no encontrarles por alguna televisión, periódico o radio. Van todos uniformados con sus trajes impolutos, sus gemelos y sus corbatas horteras y solo se diferencian entre si por la sopa de siglas que representan y que el apabullado telespectador, radiooyente o lector no le da ni siquiera tiempo a distinguir.

Están formados en Génova y utilizan el mismo argumentario. Se trata de repetir hasta la saciedad que las medidas del gobierno de Mariano son muy positivas y de sentido común. Y expresar su convencimiento de que a partir de ahora todo irá mucho mejor.

En estos días resurgen como las setas y en primera linea mediática representantes de A.T.A, CEPYME, CEOE. Banco de España con su Gobernador a la cabeza, 
Servicios de Estudios variopintos,  patronales regionales, FEDEAS y tertulianos de pago que repiten y repiten lo bien que lo hace Mariano.

Son como esos mormones que van por las casas vendiendo sus productos para el alma y para sus carteras. Estos comerciales genoveses no se recatan y entran y salen de los ministerios, de la sede de la CEOE y de Génova 13 como Pedros por sus casas.

Esta semana, justo es reconocerlo, se han ganado la productividad  con creces dos comerciales que acabarán formando pareja artística y retribuida. Uno de ellos responde al nombre de Jesús Terciado, un propietario de gasolineras que tras apoyar a Gerardo Díaz Ferrán , el delincuente que anteriormente presidía la CEOE, ahora se dedica en cuerpo y cartera a ensalzar de forma empalagosa a Mariano y a sus mariachis ministros.

El otro, Lorenzo Amor, JR,  es algo más cutre, sin gasolineras pero con más desparpajo. Pertenece a un clan que hace años montaron un club de autónomos que con el tiempo lo han transformado en una Asociación subvencionada y que de la mano de Javier Arenas le ha lanzado al estrellato. Entra en la sede central genovesa como sin fuera su segunda residencia.

Con el trabajo a destajo que llevan praticando desde hace unas semanas hoy se hace verdad  el refranero que dice que es de bien nacidos ser agradecidos. Y estos lo son. Damos fe de ello.