miércoles, 7 de marzo de 2012

Asalto genovés a la SEPI (1)

El Apolo XI camino de la luna
Decíamos ayer que sin mayores complejos, las escuadras genovesas continúan con sus entradas sin llamar y dando un portazo a todos los despachos de la Administración General del Estado que consideran son parte de su botín electoral.

Con los primeros signos de agotamiento del escalafón dedicado a Altos Cargos y con la contrarreforma laboral en vigor, la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) se ha convertido en objeto preferente para el reparto de algunas Presidencias de empresas dependientes de este holding público.

Ayer mismo sin ir más lejos, una vez resuelto fuera de contrato algunos flecos retributivos, se conoció la toma de la agencia EFE por parte de un talibán genovés de ideología similar a la que practicaron años algunos genoveses que durante años y años dirigieron ilegítimamente el gobierno de España.

Para los más ingenuos hace unas semanas ya informamos en este mismo blog como, a modo de avanzadilla, se perpetró la toma de la presidencia de la SEPI con el nombramiento de Ramón Aguirre, empleado de Rato. Y hace unos días pusimos un ejemplo de los perfiles que se están seleccionando para empresas relevantes como es el caso de Mercasa.

Hoy traemos aquí el último reparto que en Génova y aledaños de Bankia se ha hecho del botín de la SEPI y que hemos conocido hoy mismo. Nos referimos a la siempre genovesa y tertuliana de ocasión del inefable de Carles Francino, la alumna aventajada de Rato, Elena Pisonero que va ser nombrada nueva Presidenta de Hispasat.

Sobre su trayectoria hay dos maneras de acercarse. Una es a través de ella misma y que se puede consultar en su página www.elenapisonero.com  . La otra es más informal y critica y los más curiosos, detractores o entusiastas también podéis consultar aquí.

De entrada ambas coinciden en un punto: nombre y apellidos. Al describir sus diferentes trabajos ya no hay tantas coincidencias. Las diferencias son evidentes cuando de lo que se trata es de conocer sus vinculaciones políticas, ideológicas y laborales con los genoveses originales y genuinos.

En su web no hay apenas rastro. Reconoce que fue diputada pero sin decir a que Grupo Parlamentario pertenecía. Explica que fue Jefa de Gabinete de un Vicepresidente sin nombre y apellidos. Lo mismo sucede cuando recoge que ha sido embajadora en la OCDE sin especificar quien presidía el Consejo de Ministros que le nombró.

Por supuesto nada de sus vinculaciones con Esperanza Aguirre o su padrino Rato. Y sobre sus frustradas expectativas de ser Ministra con La Cosa y que pudieron leer todos los españoles, no dice ni mu. Lo mismo sucedería si nos damos una vuelta por sus trabajos en el Consejo Económico y Social  de su hada madrina la Sra. Condesa Aguirre y sus polémicos apoyos a libros retrógrados sobre violencia de genero.

En algo es seguro que tampoco estamos de acuerdo y es sobre sus conocimientos y capacidad para dirigir la empresa pública-privada Hispasat. Aquí partimos que le ha tocado la lotería primitiva genovesa y ella suponemos que acabará contando a su público que fue parte de la tripulación del Apolo XI.