domingo, 4 de marzo de 2012

La Semana Santa genovesa ya está aquí



María Dolores Cospedal García ,Secretaria General genovesa y Presidenta a tiempo parcial de la JCCM y Ana Botella Serrano, alcaldesa por concurso de traslados del Ayuntamiento de Madrid y mujer mujer de La Cosa, andan calentando motores de cara a la primera Semana Santa con Mariano de inquilino en La Moncloa.

La primera con el cinismo de la profesional que no se inmuta por nada y que es capaz de una cosa y de la contraria, le ha dado por exhibir sus profundas creencias religiosas de usar y tirar y ayer se ha marchado a Ciudad Real a presentar el cartel  y guía anunciadora de la Semana Santa en esta ciudad manchega.

El discurso que allí ha pronunciado es como para perder el conocimiento y trasladarte en el tiempo a.la España de los años cuarenta. Ha mezclado en un burdo juego de palabras a la crisis económica y el gobierno de Mariano con los hermanos mayores, los cofrades y los ciudadanos no cofrades. Todo vale para su minuto de telediario.. Según Cospedal : “Para que una hermandad pueda hacer su estación de penitencia es necesario que los hermanos mayores tomen decisiones y que los cofrades hagan su labor callada, constante y muchas veces sacrificada”.

Es decir, para esta nueva versión manchega de Pilar Primo de Rivera, los ciudadanos ( los cofrades en su versión nacional catolica, apostólica y romana )  deben resignarse y callar ante las justas medidas que toma el Gobierno ( los hermanos mayores ). Ni se ha despeinado. Ha cogido a su comitiva y a otra cosa.


Por su parte Ana Botella ha tirado de creencias, las suyas, y se ha plantado en la Iglesia de Medinaceli. Allí no solo ha seguido la tradición más tradicional y se ha tirado, tal cual,  a besar el pie del Cristo que lleva el nombre de la Iglesia de la que es titular sino que además ha hecho un discurso cargado de tópicos que el mismísimo Rouco hubiera suscrito con jubilo y entusiasmo. Ha pedido trabajo para todos los españoles y luego se ha ido a repartir dividendos con su socio y esposo a costa de su sociedad Fazmatella que aunque no da trabajo a ningún español a ellos, como sociedad instrumental que lo es,  les reporta cientos de miles de euros/dolares para sus arcas no municipales sino familiares.

La Semana Santa genovesa ya está aquí.