sábado, 3 de marzo de 2012

Que parezca una exclusiva


Pedro José Ramírez Codina , además de un tipo amoral, es sobre todo y ante todo un chantajista profesional. Lo sabe todo el mundo , los chantajeados , los que callan y los que se ponen a su lado para evitar engrosar la lista de intimidados por sus amenazas.
 

Nadie está a salvo de sus locuras y de su megalomanía. Aquí os va la última que circula por las redacciones y que dice bien como es el personaje. La historia comienza hace unos días. Como es habitual con una portada explosiva en la que a grandes titulares informa que un informe de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (Udef), al que ha tenido acceso El Mundo....

A partir de esa portada basada en ese supuesto informe le siguen dos paginas  y un editorial incluido. El incauto lector va descubriendo una historia que ni se puede imaginar que es todo un montaje. La noticia es falsa y está basada en un informe que ni existe ni está previsto.

El origen de este nuevo periodismo de investigación de pago y a la carta arranca en el momento que se le informa al amoral de Ramírez que su rival periodístico y de algo más, el periódico El País, dispone de un informe que a diferencia del suyo si existe y está a disposición del Juzgado nº 5 de la Audiencia Nacional. En ese informe se detalla con precisión que Luis Bárcenas es Luis Bárcenas.

Una vez que le confirman por medios inconfesables  que se va a a publicar de inmediato, ni corto ni perezoso ,se saca de la manga el inexistente informe y se adelanta a El País sacando su exclusiva inventada.

Para darle más emoción a este montaje aparece al fondo la silueta de la cada día más rasputina María Dolores de Cospedal que ve en esa portada una buena oportunidad de matar dos pájaros de un tiro : A un rival electoral que además fue Secretario General genovés y al ex Tesorero de su propio Partido. Uno y otro son un peligro para sus intereses e inconfensables maniobras políticas y financieras. Dicho y hecho.

Mientras tanto las partes personadas en el caso, la policía, el juez y los fiscales comprueban que el informe al que hace referencia El Mundo es falso. Todos, sin embargo, callan. No quieren líos con ese amoral ni pasar a la lista negra de sus mercenarios.

Y colorín colorado esta historia se ha acabado. Así es Pedro José Ramírez y así os lo estamos contando.

2 comentarios:

Jordi Morrós Ribera dijo...

El inefable de don Pedro J. ya ha perdido cualquier opción de sorprender o escandalizar a ningún ciudadano mínimamente consciente de la catadura moral del personaje. O dicho en latín: "Nihil novum sub sole".

BRUNO6 dijo...

Mi propio hermano lo compra y lo lee... Snif!.