domingo, 29 de abril de 2012

Mariano y sus ceses masivos e indiscriminados


Ministerio del Interior. Madrid
Desde que Mariano y sus Mariachis tienen sus nombres, apellidos y cargos en letra impresa en el BOE, han tenido tiempo tanto para nombrar a más de 700 Altos Cargos y personal de confianza como para cesar a un número similar. Hasta aquí nada nuevo bajo el sol. Es una historia que se repite con cada cambio de gobierno y que a pesar de los intentos en forma de anuncio que hacen los grandes Partidos queda mucho por hacer de modo a la hora de evitar situaciones  derivadas de esos cambios que carecen de todo sentido y lógica. Veamos 3 ejemplos que afectan a Ministerios claves en la gestión de los asuntos públicos:.

Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. La entrada de García Margallo como Ministro, en combinación con los consejos de Millán Mon, cuñado, eurodiputado y diplomático de Mariano más las maledicencias de Jorge Moragas desde Moncloa, han provocado que nunca antes, incluido los 40 años de franquismo, se hayan producido cambios de tanto calado y que han supuesto el cese de más de 30 embajadores, más todos y cada uno de los Altos Cargos del Ministerio. La casuística da para mucho y entre los cesados se encuentran embajadores que han servido a todo tipo de gobiernos incluidos los presididos por José María Aznar.

Ministerio del Interior. La entrada de Fernández Díaz,  acompañado del talibán de Cosidó y de los conspiranoicos de Pedro J y asociados, han sido determinantes para entender los ceses masivos en la Policía que en un momento determinado tuvieron que frenar ya que estaban vulnerando la legislación vigente sobre ceses y nombramientos en segundos niveles. En este Ministerio se han dado cita ejemplos tales como cesar al responsable que más y mejor había gestionado  el tráfico en nuestro país o a los responsables de haber logrado los mejores resultados en la lucha antiterrorista o contra la corrupción.

Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Hasta la llegada de Montoro y de sus socios de despacho a Alcalá, 3, nunca antes, se había producido un número de cambios tan elevados en la Agencia Tributaria, en particular en las áreas especializadas en la lucha contra el fraude fiscal organizado y en las Delegaciones Especiales. El cese de todos los equipos de la Oficina Nacional de Investigación Fiscal es sin duda un ejemplo sangrante de esos cambios que repercutirán en los procesos judiciales abiertos en numerosos juzgados y tribunales.

Sobre sus consecuencias los ejemplos ya se acumulan en los despachos de quienes han tomado las decisiones. Así, por ejemplo, en Asuntos Exteriores nadie discute el error que ha supuesto el relevo de embajadores en Argentina o en algún país árabe. La llegada a Buenos Aires de un nuevo embajador, con nula experiencia ya que era su primer destino en un puesto similar,  ha facilitado el caos diplomático en torno a la gestión de Repsol.

En Interior, el cambio en la Dirección General de Tráfico, ya se refleja en las cifras de accidentes de tráfico, muertos incluidos.

Y en Hacienda, se dan ya por prescritos numerosos expedientes sancionadores que estaban tramitándose y que suponen millones de euros y horas perdidas.

Seguiremos informando.