martes, 3 de abril de 2012

Ruido de togas y con Sir Trillo en Londres


La Sra. Condesa despachando con el Pte del TSJCM
Desde que Sir Federico Trillo Figueroa nos ha dejado por la embajada en Londres para así de una vez por todas a sus 60 años aprender inglés, andan los genoveses revueltos, desconcertados y lo que es peor descoordinados en el proceloso mundillo encaminado a hacer aún más conservadora de lo que ya lo es la judicatura hispana.

Por ejemplo el Caso Gürtel. Desde que Sir Fede no está en esos menesteres es un desmadre políticamente hablando - judicialmente lleva años siéndolo- y Cospedal en su afán de ser la novia en la boda, la niña en el bautizo y la muerta en el entierro no sabe muy bien como ajustar cuentas con el amplio listado de adversarios internos que quiere lapidar.

La peculiar querella que querían presentar contra su propio modelo de financiación y que no ha sido admitida a tramite por el TSJCV es el vivo ejemplo del caos en que Cospedal de desenvuelve. Para liar más las cosas se ha quedado sin tesorero y ya no sabe ni quienes son los proveedores de fiar y los que no lo son.

En cualquier caso, este asunto de la financiación irregular genovesa en la Comunidad Valenciana  promete autos gloriosos y a más de un genovés cantando la traviata y solicitando pasar a ser testigo protegido.

El segundo frente que echa humo con bomberos pirómanos al frente del incendio se sitúa en el km 0 del Reino y en concreto a caballo entre la sede de la Sra. Condesa Aguirre y el TSJCM que preside un juez de los de toda la vida , un tal Francisco Vieira. Aquí el lio de togas genovesas es más propio de una telenovela de tercera regional preferente. Todo está relacionado con el Caso Gürtel, trama madrileña. Ya no saben los genoveses que hacer con el juez Pedreira para quitárselo de encima y mandarle a casa para jubilarse. El tema no es baladí y la Sra. Condesa , su comensal Vieira y el que siempre está cuando se le espera aunque no debería estar allí,  el juez Emilio Fernández Castro ya no saben que inventarse para que Pedreira sea sustituido por otro juez con toga genovesa a toda prueba.

El tercer frente esta aún más desconcertado y a la espera de acabar de asimilar los resultados electorales del pasado día 25 de Marzo. Nos referimos a la juez Mercedes Alaya que a pesar del publireportaje que le dedicó El País hace unos días no sabe muy bien por donde tirar. Ya no hay elecciones a la vista ni autos sincronizados que firmar. Y para colmo su amigo ex decano del alma bastante tiene con sustituir a Javier Arenas como para dar consejos de gratis y sin compromiso.

En fin como se puede comprobar, no hay color entre Sir Federico y la Sra. Cospedal. Los dos son igual de retorcidos pero como en la vida misma, los hay con más clase y los hay que solo viven para alimentar su ambición personal y la de su pariente. Así nunca llegaran ni a embajadores ni hablar inglés con el método de las mil palabras.