martes, 24 de abril de 2012

U.R.D.A.C.I sale del armario de la desvergüenza


U.R.D.A.C.I : Poderoso caballero es el dinero 

La llegada de Mariano a La Moncloa está propiciando que salgan de sus armarios de invierno genoveses de sainete, ciertamente casposos y que durante los 8 años de ZP han dedicado su tiempo y ocio a ganar dinero, hacer el ridículo profesional y acumular dosis de odio.

Hoy traemos aquí a uno de ellos: Alfredo Urdaci Iriarte. Como atenuante a su favor hay que decir que desde hace ya algunas temporadas se haya inmerso en una alocada carrera hacia el vacío intelectual y ético que nos obliga a todos, desde el desprecio, a tratarle con cierta indulgencia ya que pocos personajes públicos que lo fueron han llegado a semejantes niveles de miseria moral.

Dicho esto, hemos actualizado estos días de recortes y de asaltos a RTVE su perfil en nuestra página. Parece mentira, como bien dice Nacho Escolar que un tipo así pudiera dirigir los servicios informativos de TVE y para remate presentar los telediarios.

Su trayectoria antes de su cese en el año 2004 no dejaba lugar para la duda. Tampoco el mismo lo disimulaba lo más mínimo. Sus entrevistas a La Cosa pasaran a la historia por la ausencia de cualquier código ético exigible a un periodista que más que entrevistar dedicaba su tiempo a elogiar sin complejos al entrevistado.

Sus manipulaciones sobre la Guerra de Irak, Prestige, la Huelga General del 22J y el atentado del 11-M, dan para un manual de malas prácticas periodísticas que en otros muchos países hubiera dado lugar a su expulsión de cualquier Colegio Profesional en el que intentara cobijarse.

Pero sin duda son sus posteriores trabajos y actuaciones en todo tipo de escenarios de cuarta división regional que desarrolla tras su salida de Jefe de Informativos de TVE los que indican a las claras de que personaje estamos hablando. Os recomiendo darse una vuelta por su biografía no oficial para hacernos mejor una idea de cómo los límites de la dignidad se puede sobrepasar a cambio de un puñado de euros y de varias dosis de soberbia y vanidad.

Pero, al final, todo es posible con Mariano y sus mariachis. Hoy suenan con más sentido que nunca sus alabanzas al susodicho cuando dijo en un día antes de las elecciones generales del año 2004 aquello de que: “No se si está condenado por manipulación o no está condenado, pero no tengo ningún dato para hacer una afirmación distinta de que el señor Urdaci es un extraordinario periodista y que tiene el apoyo de muchísima gente de la opinión pública”.

Leído 8 años después es como para salir corriendo.