miércoles, 26 de septiembre de 2012

2º Parte : Un Gobierno con clanes corporativos propios

El Clan de Abogados del Estado, cosecha 96, posando con el Rey
Los que hayan leído la primera parte de esta radiografía por capítulos del Gobierno de Mariano que se publicó la pasada semana recordarán que decíamos que uno de los argumentos electorales más reiterados y reiterativos de los pelotillas mediáticos genoveses fue poner en valor que, si el 20N ganaban las elecciones, podíamos dormir tranquilos ya que entonces estaríamos en manos de los mejores, de profesionales de postín y de los más preparados.

Y dentro de este amplio catalogo de súper hombres y súper mujeres, se decía, que contarían además con la complicidad de los desaprovechados y maltratados funcionarios públicos que volverían gracias a ellos a recuperar su  prestigio que con tanto empeño y maldad los pérfidos socialistas se habían encargado de hundir.
Como es habitual, con el apoyo de su aparato mediático de propaganda, nos reiteraron hasta la saciedad que  los nombramientos que comenzaban a concretarse en cada Consejo de Ministros respondían a ese perfil profesional. Muchos ciudadanos descubrieron a golpe de telediario y a golpe de rueda de prensa que España a pesar de ZP, estaba repleta de desinteresados Abogados del Estado, Técnicos Comerciales del Estado, Diplomáticos, Inspectores de Hacienda, etc. dispuestos a dar su vida y su cartera por el bien común.
Nada se nos dijo que la inmensa mayoría de estos desinteresados empleados públicos su vocación de servidor a la cosa pública apenas sumaban 2 trienios sobre el total de unas vidas laborales dedicadas a ganar dinero en la empresa privada. Nada se dijo que con esos nuevos Altos Cargos se excluía a la inmensa mayoría de los funcionarios para centrase solo en cuerpos minoritarios y elitistas. Y por supuesto, ni una línea para advertir que ,como señalamos en la primera parte, con esos nombramientos se estaba dando carta de naturaleza a lobistas profesionales y, como hoy tratamos de explicar en esta segunda parte, a clanes que anteponen sus intereses corporativos a los de la mayoría de los ciudadanos.
Vayamos a los datos. De entrada, por si alguien tuviera alguna duda sobre el peso que tienen  determinados cuerpos  entre los Altos Cargos genoveses,  esto es lo que hay:
De los agraciados por los Consejos de Ministros celebrados hasta el pasado viernes día 21(344) y entre los que reúnen la condición de funcionario (302), resulta que más de la mitad (160) se agrupan en torno a tan solo 6 Cuerpos que, ordenados de mayor a menor, atendiendo al número de premiados, dan el siguiente ranking:  

Diplomáticos:
Suman un total de 23 para negociados varios en Madrid y otros 57 que han sido nombrados para Embajadas y organismos multilaterales. Dentro del primer lote, han extendido sus redes a Moncloa de la mano de Jorge Moragas, un diplomático de pego que nunca ha trabajado en el exterior y que como  Director de Gabinete de Mariano, se ha hecho acompañar de una corte de colegas que tuvieron durante los gobiernos de Aznar su minuto de gloria y de sangre apoyando sin complejos la guerra de Irak. Se han hecho hueco en otros Ministerios, tales como Defensa y Agricultura. Por lo que se refiere a embajadores, en términos generales, Margallo, ha optado por sacar del baúl del ex Presidente Aznar a clásicos miembros del cuerpo, conocidos por sus posiciones ultra conservadoras. 

Abogados del Estado: No son los primeros en número pero si lo son en influencia y por sus dotes corporativas. Aunque están en segundo lugar con un total de 22 efectivos, a nadie le pasa desapercibido que entre ellos se encuentran la Vice Presidenta Soraya Sáez de Santamaría y su marido Iván más el incompatible de Arias Cañete. Han extendido su influencia a todos los  organismos que se les ha puesto a tiro: RTVE (Presidente y Secretaria General), SEPI, CNMV, etc. No dan abasto. Funcionan a golpe de silbato y están organizados por promociones. Brilla con luz propia la cosecha de 1996 con su propio Mourinho a la cabeza, el inefable Pérez Renovales ya mencionado en la primera parte de esta radiografía y con una decena de sus componentes moviéndose en coche oficial no solo los fines de semana. Tienen tomadas manu corporativa la práctica totalidad de las Secretarías Generales Técnicas de los Ministerios.
 

Técnicos Comerciales del Estado: Son también 22 y cuentan igualmente con representación en el Consejo de Ministros (Soria y De Guindos). Los nombrados se han hecho fuertes en los Ministerios de Economía y de Industria. También tienen su cuota de presencia en Moncloa a través de unos de los gemelos de la gran familia genovesa: Álvaro Nadal Belda, Director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno. La mayoría tienen en común sus fuertes relaciones con el sector privado.
 
Administradores Civiles del Estado: Sobre el escalafón son los más numerosos, sin embargo los genoveses seleccionados apenas suman 17. Eso sí, son de total y probada lealtad genovesa. Con todo, han quedado reducidos a escasos ministerios y apenas cuentan en el proceso de decisiones. Son los restos de una pasada grandeza
 
Inspectores de Hacienda: Dicen los estudiosos que son los grandes perdedores dentro del reparto de poder entre los clanes genoveses más corporativos. Suman 14 y tienen como máximo y único representante en el Consejo de Ministros, al dicharachero Ministro de Asuntos Exteriores, Manuel García Margallo. A pesar de ello, han copado las Agencias Especiales Territoriales y la ONIF recuperando a una de las genovesas más genuina y controvertidas: Pilar Valiente, ex Presidenta de la CNMV.
 
Magistrados y Fiscales: Los 8 seleccionados tienen  en común su pertenencia a los sectores más conservadores de la judicatura y en algunos casos con profundos sentimientos religiosos. También tienen a un Ministro de referencia, Ruiz Gallardón  que en honor a la verdad y a pesar de cobrar los trienios de fiscal,  no hay constancia que haya ejercido como tal desde que lograra sacar la oposición. Dentro de este selecto club, aparte del Secretario de Estado de Interior y el Fiscal General del estado no está de más recordar a la peculiar Directora general de Política Interior. Cristina Díaz Márquez que como algunos de nuestro lectores recordaran, dejó pasmados a propios y extraños, tras sus originales y absurdas ruedas de prensa para explicar lo inexplicable. Es decir, que no hubo huelga durante la Huelga General del pasado 29 de Marzo. 
 
Para acabar este breve repaso no está de más precisar que no todos y cada uno de estos 163 Altos Cargos ejercen sus funciones atendiendo solo a sus intereses corporativos. En realidad, muchos de ellos, se han limitado a estar en el lugar, en el momento adecuado y a la vista de los ojeadores genoveses encargados de captar Altos Cargos.
Pero no es menos cierto que, tal como sucede por ejemplo con el clan de los Abogados del Estado, el componente corporativo es determinante para poder entender muchas de las decisiones que se están tomando en la retaguardia gubernamental alejada del control parlamentario y del seguimiento de los medios de comunicación.
Y finalmente, destacar  un aspecto del que se habla poco y que les une tanto a algunos de los que forman parte de estos clanes corporativos como determinados lobistas que tratamos en la primera parte de esta radiografía. Nos referimos a esos salarios diferidos que bajo el cajón de sastre de “indemnización por cese de actividad " han podido recibir de sus anteriores empresas, despachos, bancos, auditoras, mutuas, etc. y que con una sofisticada ingeniería contable y tributaria podría estar complementando sus escasas retribuciones como Alto Cargo. Piensa mal y acertarás.

PD. Tercera entrega próxima semana: Un Gobierno de lo más familiar y casero