miércoles, 10 de octubre de 2012

Las chicas de la Cruz Roja

 
Como si de la película “El día de la marmota “se tratara un año más y con el mismo formato que se lleva haciendo desde hace años, nos hemos levantado hoy con la “Fiesta de la banderita de Cruz Roja Española “.
Con tal motivo, la Casa Real al completo, excepción hecha del Rey y del matrimonio formado por Cristina Borbón $ Iñaki Urdangararín, han sido lanzados a presidir sendas Mesas Petitorias en el centro de Madrid. La Reina a la puerta del Congreso, la Infanta Elena en la Puerta del Sol y en la Plaza de la Provincia, la Princesa Leticia. Por su parte, cuentan las crónicas de papel cuché, que el Príncipe Felipe ha ido de mesa en mesa saludando a sus familiares y repartiendo sonrisas. En todas y cada una de la carpas montadas para la ocasión los miembros de la Casa Real han sido acompañados de autoridades varias.
Hasta aquí un breve relato de lo que a primera vista ha dado de sí una Fiesta de la Banderita  que pasará sin demasiada pena y sin demasiada gloria hoy por los telediarios y mañana ya se habrá archivado sin más preámbulos.
Y sin embargo, no está de más aprovechar la ocasión para preguntarse qué sentido tiene y que costes comporta para los contribuyentes este tipo de actos sociales que se mantienen a toda costa con independencia de que el país y sus ciudadanos estén pasando la peor crisis económica que se recuerda.
Sobre los costes, tirando por lo bajo, solamente los desplazamientos de los miembros de la Casa Real, su amplio séquito de seguridad, sanitario, ayudantes y pelotillas varios  suman no menos de 100 personas y creo que nos quedamos cortos. A estos hay que añadir el despliegue de seguridad paralelo que se organiza en torno a las mesas en el que participan un buen número de Policías Nacionales y Policías Municipales y que por lo que se ha podido ver a través de las televisiones elevan la cifra y los costes considerablemente.
También hay que agregar los trabajos de montaje y desmontaje de las carpas de postín que llevan su tiempo y su mano de obra. Todo ello como es de suponer a cargo del erario público.
En el caso de la Mesa Petitoria de la Carrera de San Jerónimo, el Presidente del Congreso de los Diputados,  Posada y su señora, han lucido sus mejores trapos para tan egregia ocasión y de acuerdo con la Casa han fijado un protocolo  en el que han dado cuartelillo a los miembros de la Mesa de la Cámara y de paso han ofrecido un aperitivo acorde al nivel de la invitada.
Sobre cómo y quiénes han participado en las otras dos carpas en las que estaban de invitadas la Princesa Leticia y la Infanta Elena no hay noticias que llevarse a la boca.
Sea como fuere, el hecho cierto es que nunca jamás, a pesar de que tanto el Gobierno como la Casa Real, presumen de transparencia informativa, se sabrá los miles de euros que ha costado la “Fiesta de la banderita de Cruz Roja Española 2012” que como, si de la película “El día de la marmota “se tratara un años más se ha vuelto a celebrar.

Eso sí, a diferencia del año pasado, el Presidente de Cruz Roja Española está imputado por el Caso Bankia al igual que
el yerno Urdangarín lo está porel Caso Noos.