viernes, 16 de noviembre de 2012

Hoy por ti mañana por mi.

Aznar ya prometía desde su más tierna infancia
 
Para algunas personas cruzarse en el camino de determinados genoveses originales y genuinos con mando en plaza les ha cambiado la vida y muy especialmente, su C/C. Son muchos más de lo que parece y como se verá, forman ya un subgrupo propio dentro de los diferentes ciudadanos que han sido beneficiados por los clanes genoveses.

Sus relaciones no tienen que ser necesariamente de Partido, tampoco de profesión, ni siquiera como algunos mal pensados puedan creer, por coincidir en misa de 11. En realidad, ha sido el azar y un cumulo de casualidades los que les han llevado a ser sus peluqueros, sus entrenadores de pádel, su personal trainer, sus choferes, los canguros de sus niños, colegas de patio de colegio o los porteadores de carteras oficiales.
Durante los últimos años los ejemplos se han ido multiplicando por lo que hete aquí que hemos considerado oportuno ordenarles por personajes y oficio hasta el asunto. No están todos los que son pero como botón de muestra no está mal. Vayamos al grano.
José María Aznar. Nadie discute que en su momento lo fue todo dentro de la gran familia genovesa. Tanto que hizo de su capa un sayo. Lo mismo designaba a su sustituto para ser candidato a Presidente del Gobierno que metía a España en una guerra. En un plano más domestico, se dejo llevar por sus caprichos más caprichosos. Veamos cómo y con quien. En primer lugar, casó a lo grande a su hija Ana con Alejandro Agag, al que había conocido como su porteador de su cartera oficial. Desde entonces, el ascendido a yerno no ha hecho otra cosa que acumular beneficios y Aznar, nietos. Lo mismo les ha sucedido a sus siguientes porteadores. Jorge Moragas ha acabado de Jefe de Gabinete de Rajoy y Pablo Casado de diputado cunero por Ávila. 
Tuvo tiempo y poca vergüenza para nombrar, nada más salir elegido Presidente del Gobierno, a Juan Villalonga, su compañero de patio escolar, como Presidente de Telefónica. El primero se ha hecho multimillonario con sus stock options mientras que el segundo le ha retirado el saludo.
Pero como no hay dos sin tres, su manto protector lo extendió a su mismísimo peluquero Pedro Romero que vio como entre corte y corte le llovían una serie de beneficios en forma de campos de golf y suelo público en la C. Valenciana.
Pero Aznar es imprevisible y junto al yerno, al peluquero y al amiguito de colegio, decidió ampliar el catalogo de favorecidos hasta llegar a sus entrenadores, el físico y el de pádel. Al primero, Benardino Lombao le lanzó al estrellato mediático con presentación de libro incluido mientras que al segundo, Alberto Rodríguez Piñon recibió todo tipo de felicitaciones por escrito que años después, mira por donde, están siendo investigadas por el juez Castro que instruye una causa sobre financiación irregular del PP en Baleares.  
Ignacio González González. Como otros muchos genoveses, el ahora Presidente de la Comunidad de Madrid, a su acreditada costumbre de colocar a todos sus familiares, ya sean hermanos, su propia mujer o su cuñada, hace un tiempo dispuso de su propio entrenador de pádel. Tanto que le hizo famoso. El susodicho se llama Carlos Martín, era por aquel entonces profesor de pádel del entonces vicepresidente González. Como quien no quiere la cosa, aprovechó sus contactos para actuar como intermediario en la adjudicación de contratos públicos, tal como sucedió, según cuentan las crónicas, con el entonces alcalde de Pozuelo, Jesús Sepúlveda, para la concesión de un polideportivo. Carlos Martín consiguió la primera cita con el regidor de Pozuelo tras una reunión con su aventajado alumno González. Y para colmo, sin complejos dejo constancia de ello escribiendo en un email que decía “Me ha prometido el viceconsejero de Medio Ambiente delante de I. González que nos ponen cita para hablar sobre elpolideportivo que se va a hacer en Pozuelo con el alcalde. Han dicho va a ser impresionante y a día de hoy no tienen ningún compromiso y creo que tenemos buenos padrinos”.
Eduardo Zaplana. Maestro de maestros. Rey de Reyes en eso de favorecer a los amigos, colaboradores y subalternos. Aplica con rigor el sabio principio genovés basado en la reciprocidad más recíproca: Hoy por ti, mañana por mí. Los ejemplos se multiplican. Pero hay uno que siempre nos llamó la atención por el desparpajo que supuso llevarlo a la práctica. Sucedió en el año 2000 siendo Zaplana Presidente de la Generalitad Valenciana. Cual Nerón en versión moderna, decidió que Salvador Gil, su ex chófer, fuera nombrado responsable y administradora del Casal d'Ifach, residencia de la Generalitat para atender a personalidades ilustres. Años después hubo una sentencia, tras informe de la Inspección de Trabajo, declarando nula  su contratación, y de su compañera sentimental, Henriette Van Krimpen.
Francisco Camps. De tal palo tal astilla. Aunque menos imaginativo que su predecesor, también él no culpable y piadoso de Camps se tomó su tiempo y eldinero público para colocar al un tal Cuesta en Emarsa, que tenía como aval, haber sido el marido de la niñera de sus hijos. Quien da más por menos.
José Antonio Morago. Este peculiar equilibrista, tan genovés como el que más, ha tenido también su cuota caprichosa en eso de nombrar a sus entrenadores físicos. Aquí la operación ha sido de 2X1. Un tal Paco Toro que era monitor deportivo de Monago y un tal Risquete que era su profesor de pádel en un gimnasio dependiente del Ayuntamiento de Badajoz. Ambos han sido nombrados asesores del Director General de Deportes. Casi nada
Y por último, para no agotar al personal, os recomendamos que os deis una vuelta pinchando aquí y de este modo ampliéis conocimientos informativos sobre el papel que, como el conductor de Zaplana, han jugado otros muchos colegas de profesión que les han servido fielmente y a cambio también han recibido un trato preferente a costa del erario público.

No hay comentarios: