lunes, 5 de noviembre de 2012

Será por regalos.....

 
Cuando la genovesa Rita Barberá, Alcaldesa de Valencia, intentó en enero de este año salir al paso, tras conocerse que había sido una de las beneficiarias de los regalos múltiples de la trama gurteliana en la C. Valenciana, no se le ocurrió mejor idea que con esa desvergüenza que la acompaña allá donde va afirmar que en realidad “un bolso de Louis Vuitton es un regalo absolutamente habitual".
Con esas palabras lo que Barberá venía a confirmar eran dos obviedades por el precio de una. En primer lugar, constatar que era un hecho evidente tal como  estaba circulando por los juzgados y por los medios de comunicación, durante años la alcaldesa había recibido regalos variopintos provenientes de sospechosos habituales igualmente variopintos. Y en segundo lugar, que no había motivo ni para la supresa ni para la indignación ya que recibir un cargo público regalos es lo más natural del mundo.
Por si hubiera alguna duda, pocos meses después, allá por julio, con motivo de otra trama genovesa investigada en un juzgado de Valencia, la relacionada con el saqueo de la empresa pública EMARSA, uno de los imputados también reconoció que entre 1997 y 2002, Barberá fue receptora de bolsos y asimilados por parte de los instigadores del citado saqueo.
Como es habitual en estos casos, Barberá trató de intimidar al mensajero querellándose contra El País que había sido el medio que informó sobre los regalos. El juez sobreseyó el asunto, afirmando que la información era veraz, que el delito que se pretendía "no existe" y que los propios tribunales habían avalado la existencia y veracidad de las conversaciones en la que se especificaba el envío de regalos a la alcaldesa.
Pero este asunto de recibir obsequios sería injusto reducirlo a los bolsos Vuitton que durante años ha recibido Barberá. En realidad, sus bolsos son tan solo un ejemplo más de los muchos que en estos últimos tiempos hemos ido conociendo.
Para los más olvidadizos aquí os va un resumen resumido de algunos de los casos que se han ido conociendo donde los regalos más rumbosos se han dado cita y que han ido circulando a lo largo de los últimos años en el sofisticado circuito genovés que linda con conocidos casos de corrupción o con el más puro estilo de amiguismo caciquil. No están todos los que deberían estar pero tras leer sus nombres, apellidos, características y precio del objeto de regalo, seguro que hablaremos todos con más propiedad.
COMUNIDAD VALENCIANA: GURTEL, BRUGAL, EMARSA
En la medida que la mayor parte de estos casos están más cercano en el tiempo nos son a todos más familiares. Aquí el listado de los beneficiarios es amplio y los regalos recibidos son variopintos. Entre los receptores se encuentran la práctica totalidad del escalafón de los Altos Cargos en esta Comunidad: Presidente de C.A, Consejeros autonómicos, Alcaldes, Presidentes de Diputación, diputados así como otros cargos genoveses. Respecto a los regalos, el menú es amplio: Trajes a la carta, viajes a lugares sorprendentes, joyas, juguetes, artilugios de lujo, etc. No falta nadie y  nada.
Incluso por haber ha habido hasta sendas sentencias por las que se condena a  2 Altos Cargos, Betoret y Campos, tras reconocer su culpa, a multas de 9.600 euros por un delito continuado de cohecho pasivo impropio al haber aceptado prendas de vestir de la red Gürtel
Otros muchos han salido mejor parados. No hay constancia que hayan devuelto los regalos y tampoco han sido condenados. Son los casos de todos aquellos que la UDEF identificó en sus informes y que podéis pinchar aquí para ampliar miras: Milagrosa Martínez. Ex consejera de Turismo y ex presidenta de las Cortes valencianas, un reloj de valorado en 2.400 euros; Ricardo Costa. Ex Secretario general del PP valenciano, una maleta de Loewe, 1.100 €; Isabel Bas, esposa de Francisco Camps, bolso de Loewe, 780 €; Hijos de Camps, robot juguete Aibo, 1.800€….etc.
COMUNIDAD DE MADRID: GURTEL EN SUS DIVERSAS VERSIONES
También en los hasta hace poco dominios de la Sra. Condesa Aguirre, los regalos desde la trama Gürtel en sus diferentes versiones y testaferros han formado parte del paisaje genovés. Estos días se ha conocido que su actual Presidente Ignacio González y su mujer Lourdes Cavero habrían recibido durante varias navidades distintos obsequios: Desde bolsos de la marca Loewe hasta selectas Cestas de Navidad.
El resto de las listas de beneficiarios está repleta de ex alcaldes, ex Consejeros  y ex diputados hoy imputados hasta genoveses como el ex consejero de Presidencia e Interior de Madrid, Francisco Granados; el ex alcalde de Móstoles, Esteban Parro o Ana Isabel Gutiérrez, a quien la Guardia Civil ha identificado como la esposa de Jesús Merino, ex senador, ex vicepresidente de la Junta de Castilla y León.
Mención especial merece Jesús Sepúlveda, ex marido de la actual Ministra de Sanidad, conocida por su proverbial falta de interés por preguntar al entonces marido como había abonado los lujosos vehículos aparcados en el garaje de su chalet y que con el tiempo y de la mano de un juez ha quedado establecida la relación con los responsables gurtelianos.
GESCARTERA: LOEWE, HERMES, SUAREZ, ETC.
Aunque el tiempo hace estragos en la memoria, este asunto fue pionero en esto de utilizar el regalo como instrumento para comprar silencios y voluntades. Los máximos responsables de la CNMV se vieron implicados en un descarado intercambio de regalos a cambio de mirar para otro lado a la hora de supervisar a la Agencia de Valores que dirigía un tal Camacho. Fueron varios los responsables que recibieron caros y exclusivos regalos. Aquí podéis encontrar todos los detalle al por menor. Como alguno recordará, su Presidenta Pilar Valiente y el Secretario de Estado de Hacienda, tuvieron que dimitir tras reconocer que por puro despiste aceptaron regalos de perder el conocimiento y la vergüenza.
ZAPLANA, EL RUMBOSO
Pero sin duda el genovés más rumboso que ha pasado por un Ministerio es Eduardo Zaplana en su corta etapa como Ministro de Trabajo. Nada de ser cicatero y mirar por los dineros de los contribuyentes.

Para situarnos recordar que a costa de los gastos protocolarios que Zaplana disponía al frente de Trabajo, incrementados en varios miles de euros tras su llegada,  se recurrió a lujosas tiendas de joyas, algunas de ellas valencianas, para comprar costosos objetos de regalo protocolarios. Salvo en el caso del Papa -al que regaló un cáliz de plata de 2.000 euros- o el rey de Marruecos -al que compró unos gemelos de oro por 1.349 euros-, hay una larga lista de lujosos objetos de regalo de los que sólo hay constancia de que los compró y pagó Trabajo, pero no para quién. Su destinatario real fue y es un secreto para el resto de los humanos, salvo sus destinatarios finales.

Su generosidad también a costa de erario público le llevó a comprar cestas y cestas de turrones de una conocida marca alicantina que debieron hacer las delicias de sus receptores.
Hasta un total de cuatro toneladas de turrón que acabaron costando 55.000 euros.

Y por hoy, este cuento sobre los regalos genoveses y sus protagonistas se ha acabado. Otro día más y mejor.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El Zaplana para pagarse las putas y las habitaciones en el Ritz, cuando no se las podían levar a la última planta del ministerio