domingo, 16 de diciembre de 2012

Primer Año Mariano: El que parte y reparte se lleva la mejor parte


Hay historias con formato de noticia que los medios de información convencionales nunca encuentran un hueco para que se hagan públicas. Esta que hoy vamos a contaros son de las que están condenadas a ello. En realidad son muy pocos los elegidos que conocen su origen y sus consecuencias pero por razón de la materia les va bien que no se divulguen. El anonimato les da seguridad e impunidad frente a la crítica que podría suponer que se conocieran. Pero vayamos al grano

De entrada la historia hay que enmarcarla dentro de la descarada política de favores que los genoveses originales y genuinos están realizando a favor de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.
Sin ánimo exhaustivo durante este primer año, hemos sido testigos de cómo sin complejos se están concretando esos favores en una próxima contra reforma de la actual legislación sobre el aborto, la supresión de la asignatura Educación para la Ciudadanía o el retorno por la puerta grande de la religión como asignatura.
También hemos visto como en otros ámbitos se han multiplicado los guiños cómplices entre el Gobierno genovés y la Conferencia Episcopal. Por ejemplo, con la política de nombramientos para que, además del propio Gobierno, un buen número de ultras católicos sean elegidos para ocupar espacio en Instituciones básicas del Estado: Tribunal Constitucional, Fiscalía General del Estado, Consejo de Estado, Tribunal de Cuentas, Defensora del Pueblo, etc.
Y todo ello adornado con una política de gestos amables que claramente colman los mejores sueños de Rouco y sus subordinados. Léase la presencia masiva de Altos Cargos de la Administración en todo tipo de procesiones, misas y eventos católicos ya sea con motivo de la Semana Santa ya sea con el pretexto de una fiesta religiosa local; el Real Decreto por el que se concede la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil a la Virgen del Pilar; la sobre actuación mediática, con mantilla y peineta incluida, de la divorciada Cospedal en el Corpus Cristi toledano,  o la más reciente, con motivo de un viaje de una Delegación  genovesa para un acto estrictamente religioso en el Vaticano.
Pero Rouco es insaciable y todo le parece poco. Más de 40 años sin tocar tanto poder e influencia en la gestión de la cosa pública para que en tan solo 12 meses se hayan puesto al día y  recuperado el tiempo perdido.
Tras estas consideraciones previas, necesarias para entender la historia que os vamos a contar, vayamos a la cuestión. Esta vez el botín para incrementar las arcas de la Conferencia Episcopal y Asociados, SL, se localiza en la letra pequeña de los PGE para el 2013. Como se podrá comprobar no todo son recortes ni impuestos para la mayoría de los ciudadanos. Los hay que como Rouco salen bien parados.
El procedimiento para dar el golpe se ha materializado a través de varias enmiendas que los genoveses han colocado en el Senado y que en la práctica suponen otorgar de gratis todo tipo de beneficios fiscales a la Iglesia Católica para celebrar su propios eventos. Los hay de varios tipos y para destinatarios variopintos. Sin ánimo excluyente aquí os van 4 de los que hemos localizado:  
1. Beneficios Fiscales aplicables a la celebración del “ Año Santo Jubilar Mariano 2013-2014 os actos Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos de nuestro Señora del Rosario , Nuestro Padre  Jesús de la Sentencia y María Santísima de la Esperanza Macarena en la ciudad de Sevilla”. Los beneficios fiscales de este programa serán los máximos establecidos en el artículo 27.3 de la Ley 49/2002.
2. Beneficios Fiscales aplicables a los actos de celebración del “VIII Centenario de la Peregrinación de San Francisco de Asís a Santiago de Compostela (1214-2014) “. Los beneficios fiscales de este programa serán los máximos establecidos en el artículo 27.3 de la Ley 49/2002.
3. Beneficios fiscales aplicables al “Año Junípero Serra 2013”. Los beneficios serán los máximos previstos en el artículo 27.3 de la Ley 49/2002.
4. Beneficios fiscales aplicables a la celebración del “V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa a celebrar en Ávila en el año 2015”.
La justificación que firman los senadores genoveses tampoco es especialmente original y creativa. La mayoría absoluta alguna ventaja procesal tiene que tener como diría la Vicepresidenta Sáenz de Santamaría. Nada mejor que remitirse a una formula general y aquí paz y después, recogida de beneficios.
Para ello escriben que no explican y sí votan los emisarios electos de Rouco que todos estos eventos son, al fin y al cabo,  una oportunidad única para llevar a cabo un proyecto conmemorativo de vocación nacional e internacional, susceptible de generar un importante impacto en términos turísticos, de dinamismo empresarial y de intercambio cultural”. Y al que no le guste que reclame al maestro armero. Esto último no lo dicen pero lo piensan.
En fin, una vez más, querido Sancho, con la Iglesia genovesa hemos topado. Y el que diga lo contrario es un miserable que diría el hoy imputado y ex Ministro del Interior, Ángel Acebes.