martes, 11 de diciembre de 2012

Primer año mariano : Los Otros



El próximo día 22, Mariano Rajoy cumplirá su primer año como inquilino en La Moncloa. En este post no tratamos de repasar su gestión, ni resumiremos todos y cada uno de los recortes que se han ido aprobando y ejecutando, ni los incumplimientos masivos de sus compromisos electorales, ni sus medidas ultraconservadoras en sanidad, educación o justicia.  Por no hablar no habláremos de los apagones informativos en la televisión y en la radio pública. Aquí no encontrareis tampoco referencias a los numerosos colectivos ciudadanos que están viendo como su calidad de vida se degrada y su futuro oscurece. En los próximos días, otros lo harán con más rigor y fundamento.
 
Todo lo contrario. En este balance casero vamos a intentar demostrar, con sus nombres y sus apellidos, que para un número muy determinado de personas,  la llegada de Mariano Rajoy a La Moncloa, les ha supuesto un cambio positivo, muy importante en sus vidas, en sus trayectorias políticas, profesionales, en la defensa de sus intereses ideológicos, económicos, religiosos y corporativos. Son aquellos que financiaron y se jugaron la partida electoral apostando por él y como tal, tras el 22 de Diciembre de hace un año, se han visto recompensados en forma de dividendos. A unos les ha tocado el primer premio, a otros el segundo y, a todos, siempre el reintegro. Vayamos por orden.
 
En primer lugar, no está de más recordar que Mariano Rajoy llegó a Moncloa coincidiendo con el sorteo de la lotería de navidad. Para algunos fue un buen presagio que pocos días después se les confirmó leyendo el BOE cuando comprobaron que cual décimo premiado ,con formato de Real Decreto y firmado por el mismísimo Jefe del Estado, su nombre impreso figuraba en el apartado de Autoridades y Personal.
 
Como es natural entre los primeros agraciados se encontraban los 13 Ministros con la Vicepresidenta, Sáenz de Santa María, a lacabeza. Más de uno no se podía ni creer el por qué de su elección. Pasado este primer año, siguen con la duda sin resolver. Con ellos llegaron, viernes a vieres,  otros 365 Altos Cargos: Secretarios de Estado, Subsecretarios, Secretarios Generales y Directores Generales. Semana a semana se fueron desplegando por los Ministerios, por las embajadas, por los organismos internacionales, etc. Se domiciliaron sus nominas, los conductores oficiales memorizaron  sus direcciones particulares para llevarles y traerles en los asientos traseros situados a su derecha. Recibieron su móvil, su portátil y sus gastos de representación. Algunos, incluso, tuvieron tiempo y rencor suficiente para ajustar cuentas con el pasado que personificaban sus predecesores.
 
A estos 365 nombramientos se fueron poco a poco añadiendo otros 500 asesores y personal de confianza y lealtad genovesa probada. A su nivel, nominas incluidas, fueron también ocupando despachos situados en las plantas nobles de los Ministerios.
 
La misma operación rutinaria se extendió a todas y cada una de las empresas publicas participadas por la SEPI. La casa por la ventana. De los más de 300 seleccionados, algunos incluso, repetían en el puesto.

En la primavera, con los primeros calores, la maquinaria genovesa tomó también al asalto TVE y RNE. Sin complejos, se hicieron los propietarios de los informativos y sin complejos desterraron a los “vencidos “a los calabozos del olvido.

Con el tiempo y por medios de informaciones no convencionales, entre ellos este modesto blog, fuimos conociendo que entre los elegidos había decenas de casos que compartían apellidos, cama, hotel dulce hotel, hijos, títulos nobiliarios, hermanos, cuñados y sobrinos. Todos ellos eran en definitiva miembros de los diferentes clanes que componían las prolíficas familias genovesas, las oficiales y las oficiosas.

También supimos como muchos de ellos compartían además confesor, misa y misal. Algunos habían jugado en el mismo patio del colegio, en las mismas pistas de pádel, en los mismos campos de golf y los mismos preparadores.  

Y como si de una muñeca rusa se tratara nos dejaron con la boca abierta cuando supimos que entre los agraciados había también colectivos y gremios enteros, minoritarios pero con mucho poderío y mucho apellido ilustre con C/C en el extranjero, que tenían a sus testaferros en el BOE. Un día sí y otro también descubrimos que en España también hay lobistas que cobraban por ello. Sus votos y sus dineros para financiar a los genoveses tenían contrapartidas. Con Mariano Rajoy presidiendo el Consejo de Ministros, se sentaron a su sombra, sectores económicos, financieros, religiosos y corporativos. Son los protagonistas de una versión genovesa y actualizada de la película “Los Otros” de Alejandro Amenábar. No se les ve en el BOE pero llevan siglos estando ahí: Los grandes bancos, los asesores fiscales para sus opacos, especiales y amnistiados  clientes, los propietarios taurinos de la fiesta nacional, los vendedores de armas de destrucción masiva, los de apuestas y juegos de azar donde siempre gana la banca, los registradores de la propiedad, los de los fondos de pensiones privadas, los de las bebidas alcohólicas, etc.  Cada uno de estos sectores,se dice, tienen a un Alto Cargo a su disposición en su mesilla de noche y en su móvil. 

En este largo año con sus 365 días y 365 noches, las alegrías genovesas no tenían fronteras de modo que también las principales instituciones del Estado han sido participes al reparto del botín, de los premios, galardones y recompensas.

Así, por ejemplo, sin ir más lejos, el Consejo de Estado ha visto como volvía a ser presidido por un genovés formado en la vieja escuela franquista. Para no morirse de aburrimiento Mariano ha tenido a bien nombrarle a 3 nuevos Consejeros,  ex ministros de los gobiernos de Aznar, con los que Romay Becaria ya puede jugar al mus.

Lo mismo ha sucedido en el Congreso y en el Senado. Sus presidencias han sido ocupadas por dos de sus leales más entusiastas. Cumplen a la perfección con el mandato recibido: vaciar de contenido ambas Cámaras hasta que el personal se olvide de que existen. Cobran por ello y mucho.

No ha tenido suerte distinta el Tribunal de Cuentas o el Defensor del Pueblo. Además de dar cabida a compromisos ineludibles e incompatibles con el conocimiento que comporta formar parte de ambos organismos, han entrado en pocos meses en una  hibernación programada similar a la de Windows 8 lo que dificulta conocer a que dedican sus jornadas laborales. 
 

Mención especial se merecen el Tribunal Constitucional y el Consejo General del Poder Judicial. El primero tras su reciente renovación parcial se encuentra a la espera de que la próxima primavera entren por la puerta grande los 4 nuevos magistrados que darán a Mariano una holgada mayoría para hacer de su capa las sentencias que estime oportunas.

En cuanto al órgano de los jueces, tras el episodio del piadoso Dívar, al que tanto la Vicepresidenta como el Ministro de Justicia apoyaron hasta el último minuto de su dimisión, también le toca tiempo de silencio que sólo se romperá del lado de los genoveses en los próximos meses cuando con cambios normativos o no, se lleve a cabo una renovación completa y a la carta que el menú genovés imponga.
 

En definitiva, como se ha podido leer, no todos los españoles desean perder de vista a Mariano Rajoy como inquilino en La Moncloa. Para este selecto club, este primer aniversario, será motivo de alegría y de compras que compartirán con los suyos durante estas fiestas navideñas. Motivos tienen. La crisis no va con ellos. Son los otros, los que no se ven, pero siempre están ahí.

No hay comentarios: