miércoles, 16 de enero de 2013

Suma y sigue : García Margallo & Barreiro Fernández

Cuando en el año 2010, la revista Redacción Médica incluía, por vez primera,  una breve información sobre el fichaje de una tal Isabel Barreiro Fernández, ex Jefa de Gabinete del Consejero de Sanidad, Juan José Güemes, por la farmacéutica inglesa GSK pocos conocían que esta licenciada en derecho, de 52 años, era no solo poseedora de  una dilatada “hoja de servicios “a favor de la causa genovesa sino que pertenecía a uno de los subclanes con más peso dentro de proceloso mundillo de las familias genovesas.

Y desde luego, ni ella ni su entorno, se podían imaginar que dos años y medio después de su recolocación en la empresa privada, en Enero del 2013 su nombre iba a circular de boca en boca como consecuencia de que su ex jefe se ha visto envuelto en una polémica mediática y política por su nombramiento como Consejero de una multinacional sanitaria de la que ha tenido que dimitir tras conocerse las relaciones contractuales de esta empresa con la Consejería de Sanidad que él dirigió. Tampoco era imaginable ni previsible que 16 meses después de su fichaje, su marido fuera nombrado Ministro de Asuntos Exteriores del gobierno de Rajoy.

Y sin embargo, descontado el factor azar que como se verá, en este caso cabe en una caja de cerillas, la relación de esta pareja con los lobbies internos genoveses es determinante para entender que nada es casual ni espontáneo en sus respectivas trayectorias profesionales y políticas.

Sobre Manuel García Margallo nos remitimos a este enlace para poder ayudaros a refrescar quien es y a que se ha dedicado el actual Ministro de Asuntos Exteriores a los largo de sus 67 años. Dicho esto vamos a intentar centrarnos en su actual segunda mujer. Vayamos por partes.

Isabel Barreiro Fernández, Maribel para sus amigos, es una licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, nacida en Madrid en septiembre de 1960, aunque con orígenes familiares en el concejo asturiano de Cangas de Narcea. Hasta su nombramiento cuentan las crónicas oficiales que había sido miembro del Club Tributario y adjunta al Secretario del Comité Fiscal de la CEOE. A partir del año 2000, en su trayectoria profesional y política se dan cita dos personajes claves, además de su propio marido: El hoy imputado por el Caso Bankia, Rodrigo Rato Figaredo y Juan José Gúemes.

El primero fue quien la propuso para que su nombre figurara en el BOE del 20 de Mayo del año 2000 como nueva Directora General de Política de la Pequeña y Mediana Empresa. Rato era por entonces Vicepresidente 2º del Gobierno para Asuntos Económicos y Ministro de Economía. Allí aguantó hasta que en Mayo del 2004, con un nuevo gobierno socialista, fue cesada por el entonces Ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Montilla.

Poco le duró el susto del desempleo. No pasaron dos meses y ya estaba otra vez bajo el manto protector genovés. En esta ocasión aparece en escena Juan José Güemes que meses antes había dejado el cargo de Secretario General de Turismo del gobierno de Aznar para ser nombrado por la Condesa Esperanza Aguirre, Consejero de Empleo y Mujer. En el reparto de premios a cargo del contribuyente, Isabel Barreiro no sale mal parada. En julio de ese mismo año es nombrada  por Acuerdo del Consejo de Gobierno de la CAM, Directora del Área de Formación Continua y Emprendedores del Servicio Regional de Empleo. Comienza aquí su carrera política madrileña.

De la mano de Güemes se deja llevar. De tal modo que cuando tres años después, en junio 2007 su mentor es nombrado Consejero de Sanidad, allá que se va con él. Esta vez es agraciada con el puesto de Jefa de Gabinete del flamante Consejero. Pero como no hay dos sin tres, unos meses antes, abril 2007, se cuela en las listas como candidata a diputada en la Asamblea de Madrid para las elecciones autonómicas de mayo 2007. Aunque estaba situada en el furgón de cola, numero 63, un puesto por detrás del hoy imputado por el Caso Gürtel, Alfonso Bosch Tejedor, logra el escaño y probablemente algo más.  

El hecho cierto es que pasaban los años y aunque todo parecía ir viento en popa a toda vela, un buen día, allá por marzo 2010, por causas que aún no han sido suficientemente bien explicadas, Güemes va y dimite. Vuelta a empezar debe pensar la susodicha. Pero en esta ocasión se le enciende una puerta giratoria y decide que tras varios años en cargos públicos llega la hora de optimizar sus conocimientos y su agenda. Dicho y hecho.

En septiembre de ese mismo año dimite como Diputada y es fichada por la farmacéutica inglesa. Hasta aquí una parte de su trayectoria. La otra hay que encontrarla en la alianza que mantiene con su marido y con un amigo común, el inefable Vicente Martínez Pujalte.  Los 3 han dedicado una parte de su tiempo público y retribuido a escribir varios libros para hacer proselitismo genovés y de paso hacerse un hueco en las librerías y en los círculos de influencia de los clanes genoveses. Uno de ellos, incluso, fue presentado en sociedad por el mismísimo Rajoy en su última etapa de jefe de la Oposición. Lugares y descalificaciones comunes.

Hasta aquí la historia. Unos podrán concluir, los bien pensados, que no hay nada que criticar. Al fin y al cabo, forma parte de la lógica laboral, y es natural que como diría Güemes, se estrechen las relaciones públicas – privadas en aras de optimizar los recursos.

Otros, los peor pensados, dirán que es poco ético pasar de ser un Alto Cargo de una Consejería de Sanidad para ocupar un cargo en una farmacéutica con la que ha mantenido relaciones de tutela y control.

Sea lo que sea, el suma y sigue genovés se abre camino, nombramiento a nombramiento y un día y otro también, vamos descubriendo la tupida red de intereses que blinda a la gran familia genovesa. Sin complejos. Mañana más.

3 comentarios:

A. Garcia Portela dijo...

Y su hijo de lobbista en Bruselas para Telefónica. Si es que no se enteran del paro.

Alan Murphy dijo...

Buenos dias Jose, estoy investigando el oscuro asunto Ulloa, y no encuentro nada al respeto. ¿Tienes algun indicio de qué pueden ser los "motivos personales" de su cese-dimisión?

Alan Murphy dijo...

Buenos dias Jose, estoy investigando el oscuro asunto Ulloa, y no encuentro nada al respeto. ¿Tienes algun indicio de qué pueden ser los "motivos personales" de su cese-dimisión?