lunes, 8 de julio de 2013

1ª Parte : Luis Bárcenas, uno de los nuestros





Entre la publicación el pasado 3 de febrero en el diario El País de las 14 páginas donde se contienen los llamados “ Papeles de Bárcenas “ y el pasado domingo en el diario El Mundo donde se publican extractos de una conversación con el ex tesorero genovés en la que se confirma, entre otras cosas, la autenticidad de esos manuscritos contables, los estrategas del PP se encuentran inmersos en un desconcierto desconcertante que les tienen ciertamente desconcertados.

Y es que, entre una y otra publicación, los acontecimientos se han disparado y el Comité de Crisis genovés ha perdido el control de la situación. Bárcenas está en la cárcel, con una amenaza de embargo por un importe de 43,2 millones de € y a su vez amenazando que esto no se va quedar así. Rajoy no sabe no contesta. Cospedal dando palos de ciegos y amenazando a diestro y siniestro. El trío Sáenz de Santamaría & Ruiz Gallardón & Esperanza Aguirre, cada uno por su lado, haciendo cuentas de que pueden sacar ellos de entre los escombros. La pareja cómica Floriano & Hernando haciendo bolos intentando patéticamente marear la perdiz y los más clásicos, tipo Mato, Arenas, Pons, Mato, Aznar, etc. comprobando como sus generosos sobresueldos circulan por las redacciones, juzgados y la red como Pedro por su casa.

Y es que desde que estalló hace 4 años el Caso Gürtel, sus diferentes tramas territoriales, la pieza Bárcenas, las cuentas en Suiza, y con decenas de imputados entrando y saliendo de los juzgados,  ni los mejores guionistas del género mafioso se podían imaginar que en esa España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María, de espíritu burlón y de alma quieta, desde hace más de 4 años, cada día que pasa, se escribe un nuevo capítulo de una selección de lo más selecta entre las mejores series y películas que sobre la Mafia se han ido produciendo :  Los Soprano, El Padrino, Muerte entre las flores, Los intocables y  así hasta llegar a la que da título a esta crónica de actualidad : Uno de los nuestros, dirigida por Martin Scorsese y protagonizada  entre otros, por Robert De Niro, Ray Liotta, Joe Pesci, Lorraine Bracco y Paul Sorvino.

Los personajes centrales y periféricos que se dan cita en esta versión hispana con sede social en Génova 13 parecen sacados de esos guiones. Aparecen para quedarse unos contables, denominados empalagosamente Tesoreros Nacionales, testaferros que van y vienen a Suiza y a los locutorios de las prisiones para ejecutar las instrucciones que reciben de sus capos, testigos protegidos, sospechosos accidentes caseros que tienen como protagonistas involuntarios a imputados de postín, amenazas telefónicas y por escrito, sastres que visten a sus clientes como si de auténticos Al Capone se trataran, jueces que acaban siendo juzgados por intentar aclarar la verdad, periodistas con formato de tertulianos comprados a golpe de talonario, regalos aparatosos entre Loewe y Vuitton, sobornos a la carta, prevaricadores profesionales, chantajes a chantajeados  predispuestos siempre a serlo, vídeos con escenas propias de las fiestas de Berlusconi en su Palacio Grazioli, fiscales que no las dejan ejercen de fiscales, empresarios que reciben cientos de contratos amañados, policías buenos y honrados, inspectores de hacienda que son cesados por ir más allá de lo previsto, Ministros que llaman a ciudadanos con toga para hacerles llegar cabezas de caballo virtuales, Ministras que han viajado de gratis y con compromisos a costa de mafiosos y que siguen formando parte del Consejo de Ministros, diputados por decenas que se han embolsado millones de euros en sobresueldos de origen más que dudoso y así un largo, etc., etc. de personajes y situaciones que nos prometen largas sobremesas de entretenimiento e indignación durante los próximos meses.

Y es que mire por donde se mire, el problema de fondo con el que se enfrentan los genoveses hispanos tiene que ver con un hecho que les impide tener una reacción lógica y coherente y que, por el contrario, progresivamente les va paralizando. El detonante tiene nombre y apellidos y no es uno de los muchos personajes extra que pasaban por allí. El coprotagonista de esta pesadilla es uno de los suyos, es decir, uno de los nuestros en el argot mafioso : Luis Bárcenas Gutiérrez.

Sus apuntes contables, los conocidos y los por conocer; sus idas y venidas a Suiza, Argentina, etc. a llevar y sacar dinero, propio y ajeno; sus amenazas documentadas depositadas en unas conocidas notarías de la capital del Reino y a orillas del mediterráneo; sus nítidas grabaciones telefónicas y a calzón quitado; recibís por haber recibido dinero en metálico ; su presencia en cenas y almuerzos de trabajo para “ recaudar “ millones de euros entre empresarios sin escrúpulos y sin vergüenza, conforman una masa de delitos penales que suman cientos de años de prisión para él y para decenas de dirigentes genoveses. Ellos lo saben bien como también que muchos de estos delitos aún no han prescrito.

Los próximos días y semanas se irán rodando nuevos capítulos de esta serie genovesa. Desde aquí os iremos informando de la evolución que va tomando este inagotable guión. De momento acabamos esta primera crónica con una de las frases mas legendarias pronunciada por Michael Corleone dirigiéndose a su Consiglieri, Tom Hagem que mejor resume el estado actual de la cuestión y el por qué de lo que les está sucediendo : “ No es nada personal Tom, son sólo negocios “.Tal cual.

PD. Hoy, para ampliar el circulo en que anda metido Rajoy y sus lugartenientes, hemos conocido que las cuentas genovesas están accesibles en la red a través de decenas de servidores anónimos. La transparencia es lo que tiene. Bienvenidos al club.