viernes, 19 de julio de 2013

La sucesión de Rajoy : Alberto Ruiz Gallardón ya está aquí



Las nuevas revelaciones del ex tesorero nacional ante el juez Ruz sitúan, mire por donde se mire, a Rajoy y a otros muchos y conocidos genoveses a  muy poco metros de la casilla de salida del Palacio de la Moncloa y de Génova 13.

Son cada vez menos los que creen que, tal como evolucionan los acontecimientos judiciales, parlamentarios y mediáticos del Caso Bárcenas, el aún doblemente Presidente del Gobierno y del PP aguantará impasible ante la orden de desahucio que le ha sido enviada desde la prisión de Soto del Real y desde la C/ Pradillo, centro de operaciones de PJ. Ramírez .

Es cierto que tendrá que pasar algún un tiempo para conocer todas y cada una de las claves, pequeñas y grandes que se están dando cita en ese volcán en erupción en el que se ha convertido el Partido Popular. Pero mientras llega ese momento, apuntan maneras algunos genoveses con sus respectivos testaferros y comerciales que han visto una oportunidad única e irrepetible para situarse en la carrera sucesoria de un Rajoy desfondado y fuera de control.

Aunque son varios los que están calentando sus motores, hoy traemos a uno de ellos que se caracteriza desde hace años por no tener excesivos reparos en disimular sus ambiciones más ambiciosas. Responde al nombre de Alberto y sus apellidos entroncan con una de las familias más y mejor fusionadas con la derecha genovesa. Sobre su trayectoria, ocurrencias, noticias, dobles morales, etc. como ya  es habitual, os remitimos a la página no oficial ni autorizada que podéis consultar en este enlace.

En realidad, Alberto Ruiz Gallardón lleva tantos años intentando ser el líder de las familias conservadoras de este país que dentro y fuera del PP nadie duda que en las actuales circunstancias es capaz de vender su alma al diablo con tal de que ahora pueda presidir el Consejo de Ministros. Y en esas estamos y está.

Eso sí, los mismos que sostienen con fundamento la predisposición del actual Ministro de Justicia a sustituir a Rajoy, por las buenas o por las malas, mantienen que el número de militantes genoveses que le rechazan crece exponencialmente según se van conociendo sus verdaderas intenciones.

En todo caso, sean muchos o pocos, el hecho cierto es que cada día se le van acumulando a la puerta de su despacho un importante paquete de problemas de diferente calado que ponen en entredicho sus posibilidades de salir vencedor de esa carrera sucesoria.

Y es que no es para menos. A modo de resumen resumido hemos elegido dos de estos affaire que le señalan con el dedo y que se van abriendo camino a pesar de que durante años ha gozado de unos niveles de protección de poderosos grupos de comunicación que le han tratado más como un testigo protegido que como un cargo público susceptible de recibir la critica por su gestión tanto al frente de la Comunidad de Madrid como en el Ayuntamiento capitalino.

Caso Gürtel = Bárcenas = PP

De entrada conviene recordar a los lectores que Ruiz Gallardón es de los pocos dirigentes en activo que vivió en primera persona el denominado Caso Naseiro. Este primer escándalo que lleva el apellido del primer tesorero nacional de AP,  es precisamente al que Bárcenas se remitió el pasado lunes para explicar el origen del actual modelo de financiación irregular del PP. Sobre su papel como instructor que realizó por encargo de Aznar, a la vista de lo que se está conociendo, solo se puede decir que además de oscuro resultó manifiestamente ineficaz. Se limitó a mirar para otro lado, taparse la nariz y cargar contra el juez que destapó el caso.

A cambio, por el momento, justo es reconocerlo, probablemente es de los pocos responsables del PP que con tantos trienios en sus espaldas ha logrado que su nombre no figure en la contabilidad B del ex tesorero. Sin embargo, lo que no ha podido evitar es que sus apellidos si se puedan leer asociados a uno de los perceptores de sobresueldos que recibió en su calidad de Portavoz del GPP en el Senado allá por mediados de la década de los 90. A estos efectos, hágase el ejercicio de sustituir el falso concepto de “ Gastos de Representación “ por sueldo a secas como diría Floriano y comprobarán pinchando aquí que sí que cobró por mucho que sus portavoces de pago lo nieguen.

Pero además siendo Alcalde de Madrid, la trama Gürtel también se instaló en algún que otro edificio municipal lo que supuso más de un cese y más de una adjudicación que está siendo investigado por el juez Ruz. El tiempo y el sumario irá despejando su nivel de responsabilidad.

Pero dicen sus detractores que sus relaciones con el sumario 275/08  que se instruye en la Audiencia Nacional van más allá de estos dos asuntos puntuales ( sobresueldos y adjudicaciones municipales ) y que lo relevante de verdad se centra en su papel de muñidor en la sombra de las actuaciones de la fiscalía anticorrupción que han desembocado, entre otras cosas,  con la petición, aceptada por el juez Ruz, de que Bárcenas ingrese en prisión. Esta propuesta de la Fiscalía es fundamental para entender el sentido que está tomando este asunto. Ruiz Gallardón, mejor que nadie, era consciente de que si Bárcenas acababa en Soto del Real, como así ha sido, la suerte de Rajoy estaba echada y con ella la suya, aunque no con los mismos resultados. Cualquier persona que conozca el funcionamiento jerárquico de la Fiscalía no ignora que sin el visto bueno de Ruiz Gallardón y de probablemente Soraya Sáenz de Santamaría, otra de las genovesas beneficiadas con una potencial caída en desgracia de Rajoy,  el Fiscal General Torres Dulce no se le hubiera pasado por la cabeza autorizar esa petición de prisión sin fianza.
  
Urdangarín llama a su puerta

El segundo asunto por el que anda preocupado y ocupado también es de los que tiene tanta entidad como el anterior y no es otro que una de las derivadas del Caso Urdangarín. Como los más observadores recordarán. Ruiz Gallardón, siendo Alcalde de la capital del Reino, no se le ocurrió nada mejor que “ donar “ a cargo del contribuyente, 140 mil euros de la Fundación Madrid 16 que el mismo presidía a la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS). considerada sucesora del Instituto Nóos por unos trabajos presuntamente inexistentes. Las cantidades fueron abonadas en 18 donaciones de 6.000 a 12.000 euros transferidos mensualmente entre el 31 de octubre de 2007 y el 24 de noviembre de 2009. 

Como era previsible, esta extraña donación no le pasó desapercibida al juez instructor Castro y tras alguna que otra diligencia se plantó en Madrid y ni corto ni perezoso interrogó a selectos protagonistas de esta truculenta historia inacabada que de momento ha supuesto imputaciones varias. En fechas recientes, las acusaciones han solicitado que también sea imputado Ruiz Gallardón. El juez se lo está pensando y no descarta crear una pieza separada dentro del Caso Nóos que de concretarse comportaría que el actual Ministro de Justicia se viera al mismo nivel que otros colaboradores suyos que desde hace tiempo están imputados. Suceda lo que suceda, la siempre predispuesta Fiscalía, tan pro activa en otros asuntos, dicen en los mentideros judiciales, ya ha anunciado que se oponen a una pieza separada de Nóos con Gallardón como imputado. Es decir, yo me lo guiso, yo me lo como.

En próximas entregas seguiremos informando sobre este fiscal en servicios especiales que un día se presentó y le presentaron en sociedad como una joven promesa y que, tras 30 años ocupando cargos públicos, cada día que pasa no solo es menos joven y menos promesa sino con el paso del tiempo se ha ido transformando en uno de esos conservadores que se confunden en las formas y en el fondo con otros muchos que como el merodean por la actual cúpula genovesa.

No hay comentarios: