viernes, 12 de julio de 2013

Marhuenda siempre estuvo allí



Medalla por los servicios prestados : ¿ Realidad o ficción ?

Francisco Marhuenda García es probablemente de esos genoveses que hace tiempo se dejó olvidado en alguna esquina su sentido del ridículo y desde entonces se ha acostumbrado a viajar sin el. Es verdad que a cambio alguna contrapartida ha recibido.

De entrada, para sorpresa de muchos y a pesar de todo, dirige un periódico, asiste un día sí y otro también a todo tipo de tertulias de pago e insulto fácil, se deja ver por las redes sociales anunciando portadas sorprendentes y no disimula su pasión enfermiza por defender como sea a su siempre patrono Mariano Rajoy. Por todo ello cobra un sueldo, ciertamente generoso, del propietario de La Razón y amo y señor del Grupo Planeta y varios sobresueldos, variables y variopintos, por sus omnipresentes apariciones en televisiones y cadenas de radio.

Pero hoy la razón por la que este inefable genovés da sentido a este crónica no tiene que ver con sus opiniones, sus ocurrencias, la línea informativa que mantiene su  periódico o por sus constantes y obvias declaraciones de entrega absoluta a la causa genovesa. Motivos no nos faltarían.

La causa hay que encontrarla en un asunto de la máxima actualidad que tiene al Gobierno, al PP y en particular , al Presidente Rajoy al borde de un ataque de nervios. Nos referimos a la evolución que va tomando el Caso Gürtel, su transformación mediática y judicial en el Caso Bárcenas y en breve, conocido por el Caso Financiación Irregular del PP.

Dicho esto, más de uno se estará preguntando que tiene que ver Marhuenda con estos asuntos y si así fuera y hubiera relación por qué no figura como perceptor de sobresueldos en A o en B, adjudicatario de contratos públicos o como un simple donante en la contabilidad del PP.

Y la respuesta a esas preguntas y otras similares , por el momento, no están disponibles en los cientos de Tomos que conforman el sumario 275/08 que se instruye en el JCI nº 5 de la Audiencia Nacional ni tampoco en las diferentes piezas separadas que se han ido creando.

Por tanto, llegado a este punto,  podríamos decir que el asunto está concluido. Y sin embargo, como se verá, desde que el pasado domingo, Pedro J Ramírez decide publicar un resumen resumido de  sus 4 horas con Luis Bárcenas, la relación de Marhuenda con la parte  trastera del Caso Gürtel / Bárcenas / Financiación PP no ha hecho nada más que comenzar. Vayamos por partes.

Según PJ Ramírez, “ en el periodo en el que el PP estaba en el Gobierno, Lapuerta acudía con los sobres a los ministerios u otras dependencias oficiales. Según Bárcenas, a Lapuerta le agradaba especialmente esta tarea y solía combinarla con algún detalle personal. En uno de los casos junto al sobre llevaba una caja de puros Montecristo al ministerio correspondiente “.

Tras este resumen, un par de días después, El Mundo publicaba a bombo y platillo que Rajoy siendo Ministro de los gobiernos de Aznar, cobró sistemáticamente sobresueldos en B que le eran entregados por el entonces Tesorero Nacional Álvaro Lapuerta. Para ello, aportaba como prueba hojas originales  de la contabilidad B manuscrita por el entonces gerente Luis Bárcenas donde se podía ver a color el nombre de Rajoy y las cantidades recibidas.

Y es aquí donde entra en escena Francisco Marhuenda. Para los que no siguen de cerca sus andanzas, está acreditado, nadie niega y el BOE certifica, que desde el 10 de Mayo de 1996 hasta el 20 de abril del 2001, mantuvo una estrecha relación política , personal y laboral con Mariano Rajoy.

Esta relación se formalizó en sendos nombramientos. Primero como Director de su Gabinete cuando era Ministro de Administraciones Públicas.  Dos años y medio después como Director, también de su Gabinete, pero en su calidad de Ministro de Educación y Cultura para finalmente, en mayo del 2000, ser nombrado Director General de Relaciones con las Cortes, dentro del Ministerio de la Presidencia que dirigía el por entonces además Vicepresidente 1º del Gobierno, Mariano Rajoy. Es decir, 5 largos años siendo su sombra, su confesor, su amigo y su colaborador.

Por tanto resulta verosímil y nada descabellado pensar que Marhuenda estaba al corriente y conocía al detalle todos y cada uno de los movimientos que oficialmente y oficiosamente hacía su amado jefe. Cualquier persona entendida del papel de un Jefe de Gabinete puede deducirlo sin echarle mucha imaginación.

A partir de esas responsabilidades es fácil concluir que la visita de un diputado genovés del postín de Álvaro Lapuerta a la zona noble de un Ministerio para “ saludar “ al Ministro no podía pasar desapercibida a la atenta mirada de un Jefe de Gabinete que además bien conocía y sabía que el diputado Lapuerta era sobre todo y ante todo el todopoderoso Tesorero Nacional del PP en el que el propio Marhuenda , llevaba años militando desde Cataluña.

Pero es que por si acaso su Jefe de Gabinete sufría un inesperado despiste, en todos estos periplos ministeriales, no está de más recordar que el núcleo duro de colaboradores directos del Ministro Rajoy, lo formaban el hoy Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, siempre con rango de Secretario de Estado y Belén Bajo Prieto, a la sazón su Jefa de Prensa y en la actualidad diputada por Madrid. Un trío que constantemente intercambiaban información, incluida la agenda del titular del Departamento. Como dato curioso ambos, Díaz & Bajo, han sido perceptores de sobresueldos pagados por Génova 13 durante varios años.

Y en todo caso, resultaría sorprendente pensar que Marhuenda se ausentaba de su despacho, situado junto al del Ministro, precisamente cuando, según Pedro J Ramírez & Bárcenas, Lapuerta se trasladaba al Paseo de la Castellana 3, a la C/ Alcalá 34 o al Complejo de la Moncloa, a entregarle cajas de puros acompañadas de 7 millones de pts. en el año 1997 y 12,6 millones de pts. durante los años 1998-1999-2000. Es decir, 117.798,37 € libres de impuestos y en metálico.

Estas dudas o certezas, dependiendo como se quieran ver, sobre el nivel de conocimiento que tenía Marhuenda sobre los sobresueldos que recibió Rajoy es probable que se vayan despejando judicial, parlamentaria y mediáticamente en los próximos meses. Mientras tanto no estaría de más que alguien de sus colegas de tertulias  le preguntaran sobre la cuestión. Lo mismo, aunque no haya precedente, dice la verdad aunque para ello tenga que ponerse colorado. Continuaremos informando. 

5 comentarios:

Jordi Morrós Ribera dijo...

"Marhuenda" y "decir la verdad" me suenan a antónimos.

Para este señor periodista decir la verdad consiste en decir lo que sea de agrado al jefe de turno que le paga el correspondiente sueldo, o dicho en plata, ser un estómago agradecido que también no deja de ser una forma curiosa de ejercer esa profesión que algunos llaman de "periodista", y que sería mejor llamar la profesión de "la voz de su amo".

Anónimo dijo...

Es lo que tienen las sectas peligrosas. Los integrantes se creen con derecho a criticar todo lo que no sea la secta. Es decir, con Dios me acuesto y con el diablo me"levanto".
Que Dios(el de verdad) tenga piedad de su alma.

Anónimo dijo...

Yo creo que Marhuendas y Rajoy son amantes.

Anónimo dijo...

marhuenda dijo que rajoy y sobredo había estado bien en el juicio del caso reace/ aceite de redondela en 1975.......

Curiosidades del Mundo dijo...

Muy buen blog lo estaré frecuentando, saludos cordiales!