sábado, 19 de octubre de 2013

Genoveses por el mundo

El jefe del Clan de los Botines ejerciendo de genovés por el mundo

En el marco de una nueva cruzada informativa que trata de convencer a quien se les ponga a tiro que finalmente estamos saliendo de la crisis en las que nos metió el pérfido de ZP, asesorado por el no menos malvado de Rubalcaba, los estrategas de Moncloa & Génova no se les ha ocurrido nada mejor que fichar para su causa a dos de sus mejores y más entusiastas primeros espadas.

Uno de ellos lleva cotizados a costa del contribuyente 45 años gracias a un contrato fijo que viene avalado por su augusto padre. El otro, más bien lo que tiene en nómina es a una mayoría mayoritaria de los genoveses originales y genuinos. El primero responde al nombre Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia y el segundo a Emilio Botín-Sanz de Sautuola García de los Ríos.

Uno y otro llevan algunos días haciendo las Américas. El contratado de alta dirección está representando a su ausente padre padrone en la XXIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se está celebrando en la ciudad de Panamá.  Por su parte, el banquero entre los banqueros ha marchado a EEUU a hacer caja gracias a sus tejes y manejes financieros.

Ambos han coincidido, y no es la primera vez ni tampoco será la última, en una defensa apasionada de las políticas del Gobierno de Rajoy. El Príncipe aspirante a Rey, ha vuelto a regalar los oídos gubernamentales y sin complejos, atravesando para ello la delgada línea roja que separa al Estado con el Gobierno de turno ha manifestado con la esa solemnidad vacua que le caracteriza cuando lee para tomar la palabra :  "Aunque persisten las dificultades, las perspectivas son positivas: para finales de este año se espera que volvamos a la senda del crecimiento y que esa tendencia se consolide en el 2014 (…) aunque persiste una elevada tasa de paro, España ha recuperado la competitividad, la productividad se ha incrementado sensiblemente y tenemos un sector financiero más solvente y eficiente. Por ello, España ha recuperado la confianza internacional, como prueban las inversiones extranjeras en el sector del automóvil o la caída de la prima de riesgo. Nos queda mucho camino por recorrer, pero la economía española está encontrando su camino".

En realidad nada nuevo bajo el sol real que no hubiera dicho antes. Por ejemplo como ya hicieraen New York en junio del 2012, con motivo de la inauguración de un centro financiero del Opus Dei: “ Nuestros precios y salarios están marcando el ritmo del retorno al sendero de la competitividad y, al mismo tiempo, nuestras familias están reduciendo sus niveles de deuda mientras mejoran su ahorro. Nuestro Gobierno está introduciendo reformas muy profundas que deberían ponernos en camino de corregir los desequilibrios económicos que hemos acumulado en épocas recientes".

Y es que , mire por donde se mire, el Príncipe aspirante a Rey lo lleva en su sangre azul y a la mínima de cambio , venga o no venga a cuento, no duda en alinearse, con esa naturalidad que le da saber que gobiernan los suyos, con las políticas de recortes y de voladura controlada del Estado de Bienestar. Al fin y al cabo, son ya siglos de oficio e ideología  que ha heredado de su egregios antepasados.

Pero en esto de propagar la propaganda genovesa a lo largo y ancho del planeta el Príncipe aspirante a Rey no está solo. Lo hemos podido comprobar escuchando las desvergonzadas palabras de otro ilustre propagandista del Régimen que siempre tiene mucho que ganar y nunca perder. 

Hablamos del jefe del Clan de los Botines. Para los que no están generalmente bien informados recordemos las palabras que pronunció esta semana en New York ante un grupo de periodistas patrios que se habían desplazado hasta allí en un viaje organizado y pagado por el propio Botín. Dijo el susodicho :

“Es un momento fantástico porque a España le está llegando dinero para todo, para la Bolsa, la deuda pública y las inversiones directas. Ha habido un cambio drástico de la percepción de nuestro país en el extranjero en los últimos meses. Existe una confianza en España como no se pueden imaginar (…) Es cierto que tenemos un paro del 26%, pero llegarán mejorías”.

Como es natural, sus palabras, una  a una, fueron rebotadas por todos y cada de los medios de comunicación, tanto los públicos como los privados. Los primeros que pagamos entre todos y no solo los accionistas del Grupo Santander, por razones obvias abrían y cerraban sus telediarios con los parabienes gubernamentales pronunciados al otro lado del atlántico. 

Los segundos, sin complejos ni recato, dedicaban sus mejores galas, con formato de crónica, a las soflamas de su patrón financiero. Algunas de estas entusiastas informaciones pasaran a la pequeña historia del periodismo de encargo y cheque que tan generosamente proliferan en estos tiempos entre los principales medios de comunicación de obediencia debida.

De paso, durante su estancia en la Gran Manzana aprovechó el Portavoz de los asuntos financieros del Gobierno de Rajoy para elogiar a su último fichaje, Rodrigo Rato Figaredo, uno de los tipos más cínico y con más desfachatez que se puede localizar en las páginas amarillas entre los imputados genoveses. 

El jefe del Clan de los Botines no tuvo reparo alguno en tirar de argumentario y repetir un slogan genovés que durante años se ha reiterado a sabiendas que es tan falso como lo han sido las declaraciones de Cospedal ante Ruz. Según Botín el hoy imputado Rato “ Ha sido el mejor ministro de Economía de la democracia y su experiencia internacional nos viene bien”. 

Y es que, al fin y al cabo,  unos y otros, el Príncipe y Botín , tanto monta, monta tanto, como  el maltrecho y judicializado Gobierno de Rajoy se necesitan mutuamente para con un poco más de fútbol y toros, los súbditos nos olvidemos de las cacerías paternas, de los negocios fraternales organizados por cuñados pícaros, de los obscenos beneficios que obtienen los financiadores progubernamentales y de los sobresueldos y maletines que durante décadas han entrado en Génova 13 y alrededores. Visto así, no es poco, la verdad.

No hay comentarios: