viernes, 16 de mayo de 2014

Cañete y su derecho al olvido en diferido



Al cabeza de lista genovés para las elecciones al Parlamento Europeo y oficiosamente precandidato para ocupar posteriormente una plaza de Comisario de lo que tercie en el próximo gobierno comunitario, le hubiera venido como anillo al dedo que se le  aplicara , aunque fuera en diferido, y de manera personalizada, la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre el derecho al olvido.

Y es que, tal como se verá, sí en estos momentos hay alguien que tenga el máximo interés para que el electorado desconozca su corrosivo pasado y no se publiquen sus andanzas, este no puede ser otro que el pluriempleado de Miguel Arias Cañete, al que desde hace años le sobran los motivos para que se corra un tupido velo sobre su dilatada trayectoria política & empresarial, siempre a caballo y en paralelo entre lo público y sus intereses privados.

Vayamos por parte. De entrada conviene recordar que muchos de los valores y comportamientos que con el paso del tiempo conforman el carácter de las personas tienen su origen en lo que han visto y vivido en su infancia y adolescencia. La familia es lo que tiene. Y Cañete no es una excepción. Su padre, Alfonso Arias de la Cuesta, abogado del Estado, integrante de la promoción de 1945, fue durante años un Alto Cargo en las administraciones de la dictadura con destinos variopintos y ejecutivos en varias empresas publicas, algunas de ellas relacionadas con el sector de las petroleras.

No es extraño por tanto pensar que al igual que sucedió con sus convicciones religiosas o políticas, también importara de su padre su vocación a tiempo parcial de funcionario público, integrándose en el mismo cuerpo que la de su progenitor,

Sin embargo, el problema de Cañete con su pasado no está relacionado con los valores que le transmitieron sus ascendientes, tan respetables como los que defienden sus adversarios. La cuestión es que el hoy candidato interiorizó esos valores y los vivió durante los primeros 25 años de su vida en un entorno familiar y político en el que lo publico y lo privado se daban la mano y que el régimen franquista tanto favoreció hasta lograr que apenas se distinguieran entre sí. Y las consecuencias son más que evidentes.

Desde el minuto cero de su toma de posesión como Abogado del Estado (1975) ha ejercido simultáneamente la abogacía desde su propio despacho privado, salvo, formalmente hablando, los 6 años que ha sido Ministro de los gobiernos de Aznar y Rajoy. Valga como ejemplo de esta fusión el dato cierto que durante los años previos a su segundo nombramiento como Ministro (2011), declara mayores ingresos como abogado que como diputado. Y no es ni casual ni menor este hecho que en diferentes grados y cuantías se ha venido manteniendo en su más de 32 años como perceptor de varios sueldos públicos, incluso sobresueldos, tal como hemos conocido recientemente.

Y es que a sus trabajos como abogado también desde sus inicios funcionariales se ha ido integrando en todo tipo de negocios privados, muchos de ellos receptores de subvenciones públicas. Y en este terreno Cañete sabe mejor que nadie, aunque no logra entenderlo que, a diferencia de la dictadura, nuestro país y la UE se guían por leyes que regulan las incompatibilidades y los conflictos de intereses.

Y para su mayor escarnio los registros mercantiles, las hemerotecas, las declaraciones de bienes y rentas, los boletines oficiales y los diarios de sesiones, juntos o por separados, le sacan los colores al candidato. No hay derecho al olvido que le ampare.

Para no agotar el temario ni a los lectores, estos son algunos ejemplos de su trayectoria mixta entre lo público y  lo privado que le persiguen al pluriempleado de Cañete. Para no perderse os los hemos agrupado en dos bloques. El primero relacionado con su condición de ministro y el segundo como miembro que lo ha sido del Senado, Congreso y Parlamento Europeo.

1. Abstenciones Consejos de Ministros. De los algo más de 6 años que ha formado parte se ha visto obligado varias veces a abstenerse en determinadas decisiones. Desconocemos las ocasiones que no lo ha hecho y hubiera debido de hacerlo. 

- Vinos. El 1999 y 2000, no le queda más remedio que abstenerse en varios  expedientes sancionadores en la materia de vinos de denominación de origen Rioja.

- Toros. En el 2001 como consecuencia de los intereses empresariales de su mujer, , se tiene que quitar de en medio sobre asuntos varios relacionados con el toro de lidia y otras medidas de apoyo al sector taurino en las acciones de lucha contra la encefalopatía espongiforme bovina.

- Central Nuclear de Santa María de Garoña. En el 2012, por razones que no se explican pero que cabe suponer tiene que ver con sus lazos e intereses familiares se abstiene en el Informe sobre la situación jurídica y actuaciones futuras concerniente a esta Central Nuclear.

2. Algunos asuntos en los que su nombre y sus negocios provocan conflictos de intereses

-    Caso de los DNI falsos. Siendo eurodiputado y abogado en ejercicio su nombre y apellidos figuran en una sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona en la que queda acreditado que intercedió ante un testigo de cargo entregándole una determinada cantidad de dinero para paliar el sobresalto que le produjo verse envuelto en una operación de lavado de dinero al ser utilizado indebidamente su DNI. Nunca Cañete ha explicado por qué se prestó a esa gestión, ni si obtuvo algo a cambio, o si lo hizo altruistamente.

·  Industria del automóvil y sector del juego. También durante su etapa como eurodiputado,en los años 1992 y 1996 se interesó por la industria del automóvil y el sector del juego, a pesar de que era el Portavoz de Agricultura e ignorando el Reglamento de la Cámara europea que exige que los parlamentarios informen, oralmente o por escrito, sobre sus intereses en un asunto antes de intervenir.

·    Reforma de la Ley de Costas. Con motivo de la presentación, tramitación y su posterior aprobación por las Cortes Generales se han ido conociendo posibles favorecidos de esta reforma impulsada desde su Ministerio. Beneficiarios con los que en algunos casos ha compartido negocios.

·  Subvenciones públicas a sociedades que figura como apoderado o consejero. Al menos dos, Capa SA e Invalsur SA, en la primera como apoderado y en la segunda como administrador único a través de la empresa Arias Domecq SL, recibieron 251 millones de pesetas de los fondos comunitarios destinados a subvenciones agrarias entre 1996 y 2000. En ese periodo, fue concejal del Ayuntamiento de Jerez, senador por Cádiz, parlamentario europeo y durante unos meses ministro de Agricultura.

Empresas dedicadas a la venta de combustible. Las dudas más que razonables han surgido por la relación que ha mantenido con dos sociedades en las que ha tenido responsabilidades ejecutivas y en las que aún conserva un importante paquete de acciones. En relación con la primera, ubicada en el Puerto de Ceuta, se ha conocido y no precisamente por Cañete, que el Consejo de Administración Portuaria del Puerto de Ceuta, en el 2008, otorgó a su petrolera la prorroga por 10 años de la concesión administrativa que para almacenamiento y suministro de combustibles líquidos a buques tenía adjudicada. Por lo que se refiere a Petrologis de Canarias se ha acreditado que goza de una autorización concedida por la Autoridad Portuaria del Puerto de Las Palmas para utilizar sus instalaciones. Y más recientemente y a pesar de estar obligado a comunicarlo al Congreso de los Diputados, no ha solicitado autorización para que su empresa suscribiera un contrato con el Instituto Insular de Deportes de Gran Canaria. El contrato está firmado por Lucas Bravo de Laguna Cabrera, Presidente del citado Instituto, ex alcalde del PP de Santa Brígida  Secretario insular del PP y consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria.


Acabamos ya. Somos conscientes que nos dejamos en el tintero otros muchos ejemplos del inigualable, genuino y desmemoriado candidato Cañete. Los tenemos documentados y cualquier día de estos os  haremos participes. Por hoy lo dejamos aquí.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Incomprensible que tema avergonzar a la Valenciano. La diferencia es tan abismal (abogado de Estado, varios idiomas...) que es absurda la comparación. Además es solvente algo que debiera ser obligatorio para evitar necesidad de robar en el cargo.