domingo, 15 de junio de 2014

Ex Altos Cargos genoveses : Hoy por ti, mañana por mi

Enrique López en su toma de posesión como magistrado T.C
El pasado viernes 13 de mayo, además de privatizar AENA, el Consejo de Ministros, presidido por Rajoy, tuvo tiempo para continuar enviando al BOE 4 nuevos nombramientos de Altos Cargos y/o asimilados.

Las estadísticas genovesas, tras 882 días de permanecer como inquilinos en Moncloa, en 13 Ministerios y en una pedrea de organismos oficiales de difícil cuantificación,  confirman que con estos 4 últimos agraciados, entre unas cosas y otras, la cifra resultante de Altos Cargos, con rango y retribuciones mínimas de Director General hasta máximas de Secretario de Estado, se acercan a los 500, incluyendo los 115 embajadores que el rumboso de Manuel García Margallo, siempre a costa del contribuyente, ha nombrado y/o cambiado de destino en muchos casos caprichosamente y por razones inconfesables.

En crónicas anteriores hemos abordado los perfiles de estos recompensados por el Consejo de Ministros. Los más curiosos podéis consultar aquí los detalles. Hoy , sin embargo, vamos abordar el baile de Altos Cargos entre genoveses variopintos desde una perspectiva distinta. Nos referimos al grupo de los que tras su nombramiento con el paso del tiempo han dejado de serlo por cambio de destino o por circunstancias sobrevenidas y que hete aquí se han encontrado con un imprevisto cambio de planes. Entre los seleccionados, como se verá, nos encontramos de todo un poco.

Hay un primer lote que tras hacer su trabajo a plena satisfacción de sus patrocinadores, han decidido  quitarse de en medio y de un día para otro han desaparecido del organigrama de la AGE para ubicarse en el bien remunerado sector privado, aunque sea tutelado por la SEPI. Es el caso de Luis Valero Artola, nombrado en enero del 2012 Secretario General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa y cesado en el BOE el 01 de Febrero del 2014. Casi tres meses después, un 28 de abril, pasó a ser nombrado Consejero de Enagás tras su designación por su Junta General de Accionistas celebrada el  25 de marzo de 2014. Como algunos recordarán Valero Artola entre 1996 y el 2011 había sido director general de la Asociación Española de Automóviles y Camiones. Como dato de referencia, durante su dos años en el Ministerio de Industria , el Gobierno de Rajoy ha logrado batir todo un record : Aprobar, a cargo siempre del contribuyente, cinco Planes PIVES (Plan de Incentivos al Vehículo Eficiente). Es decir, subvencionar con dinero público la sustitución de 175.000 turismos y vehículos comerciales ligeros.

En este mismo lote de puertas giratorias de usar y tirar, también brilla con luz propia otro genovés de rancio abolengo y de apellidos ilustres. Nos referimos a  Marcelino Oreja Arburúa nombrado en enero del 2012 Presidente de FEVE para apenas nueve meses después, septiembre de ese año, ser cesado. Este ex eurodiputado genovés, hijo de uno de los jefes de los clanes democratacristianos, Marcelino Oreja Aguirre, al igual que Valero Bermejo, tampoco tras su cese ha tenido que apuntarse en el INEM.  Con poco más de un fin de semana de por medio fue nombrado casualmente Consejero Delegado de Enagás, sociedad en la que la SEPI mantiene el 5% de sus acciones. A los susodichos, como dato curioso, les acompañan en el mismo Consejo de Administración, Antonio Hernández Mancha (ex líder de Alianza Popular), Ana Palacio e Isabel Tocino (ex ministras de Aznar y Consejeras de Estado nombradas por Rajoy) y Gonzalo Solana, ex presidente del Tribunal de Defensa de la Competencia también con Aznar.

También los hay que su cese ha ido acompañado de un rápido y simultaneo nombramiento para ascender en el escalafón. Destaca entre todos ellos, el caso de la nueva Ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina que de Secretaria General de Agricultura y Alimentación con los gobiernos de Aznar y de Rajoy ha pasado a dirigir el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, tras el cambio de empleo del pluriempleado Miguel Arias Cañete. Este ascenso no está exento de interés para los estudiosos del lobbismo genovés ya que como se sabe García Tejerina tiene un patrocinador excepcional, único, el mismísimo Juan Miguel Villar Mir, propietario del Grupo que lleva su nombre e imputado por el juez Pablo Ruz por ser un sospechoso prometedor de financiar con donaciones ilegales al PP. La nueva Ministra desde 2004 era directora de Planificación Estratégica de la empresa FERTIBERIA perteneciente al Grupo que dirige su padrino, el susodicho Villar Mir.

Y como es natural entre los nombrados/cesados/ascendidos no todo se reduce a practicar un lobbismo económico empresarial. Hay un selecto número de nombramientos de mucho más calado institucional con los que se cultiva una nueva modalidad de lobbismo : el judicial. Vamos a seleccionar 2 ejemplos de fácil lectura. Uno de ellos responde al nombre de Enrique López  López. Tras varios intentos de llevarlo a la practica, por fin, un 7 de junio del 2013, el Consejo de Ministros decide proponerle para ser Magistrado del Tribunal Constitucional. Dicho y hecho. Con el voto de calidad del inefable Presidente saliente Pascual Sala, es nombrado para pasar a redondear la mayoría genovesa en este Tribunal. Eso sí, el gozo genovés en un pozo. Un año después es detenido con alcohol a granel corriendo por sus venas. Se puede calificar sin margen de error de nombramiento fallido.

El segundo también afecta al Tribunal Constitucional. En esta ocasión hablamos de Francisco Pérez de los Cobos, su actual Presidente y cualificado militante del PP hasta su nombramiento, según el mismo ha reconocido en diferido y a posteriori. Aquí las maniobras genovesas en la oscuridad han funcionado con puntualidad germánica. Probablemente una de las mejores y más rentables inversiones que Rajoy ha hecho desde que es Presidente del Gobierno. La fidelidad está garantizada y sus consecuencias a favor de los intereses monclovitas, también.

Y por último, nos encontramos con un grupo de Altos Cargos que han dejado de serlo, no por pruebas de alcoholemia , ni por ser fichados por el sector privado. Sus ceses están motivados por diferencias internas con sus superiores jerárquicos o por razones no suficientemente explicadas por sus protagonistas.  Dentro de este lote, los hay que se han encontrado con un cese a palo seco, es decir, manu militari y los hay también que su silencio les ha valido un retiro a miles de millas del Km 0 de la Puerta del Sol. Sin animo exhaustivo, encabezan el pelotón de mayor número de ceses por número de Altos Cargos, los Ministerios de Educación e Interior. Sin duda, la personalidades talibanas de ambos Ministros no son ajenas a esos ceses variopintos.

En el caso de José Ignacio Wert, la presencia omnipresente de Monserrat Gomedio Kindelán, Secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades y pareja administrativa & sentimental del susodicho , no está muy lejos de protagonizar desde la sombra esos ceses a por mayor. Tres casos a recordar :

María Amparo Camarero. Secretaria General de Universidades. Apenas 7 meses en el puesto. No hay versión oficial de su relevo.

María Dolores Calvo Benedí. Directora General de Formación Profesional. Cesada 3 meses después de ser nombrada. No hay versión oficial de su relevo.

Xavier Gisbert da Cruz . Director General de Evaluación y Cooperación Territorial. 5 meses en el cargo. Cese a petición expresa de Esperanza Aguirre por oponerse a los contrataciones de profesores nativos para dar clases de ingles en la enseñanza publica madrileña. Su calculado silencio fue compulsado con su posterior e inmediato nombramiento como Consejero de Educación en la embajada de España en EE.UU. No hay versión oficial de su relevo.

Y el otro Ministro especialista en cambios con formato de ceses responde al nombre de Jorge Fernández Díaz. Aquí los si te he visto no me acuerdo afectan a todos los niveles y escalafones. Algunos de ellos en estrecha colaboración con la repipi de la Vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. De mayor a menor rango, destacan los de Ignacio Ulloa Rubio, Secretario de Estado de Seguridad; José María Rodríguez Barberá, cesado como Delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma de las Illes Balears tras conocerse sus implicaciones en el Caso Gürtel;  Alejandro Ramírez del Molino cesado como Delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma de Extremadura tras descubrirse que era manifiestamente incompatible con ser el propietario de una farmacia en plena actividad en el mismísimo Badajoz y Pedro Agudo, jefe de Gabinete de Ignacio Cosidó, Director General de la Policía, tras conocerse que su mujer era socia de una academia en la que se formaban los aspirantes al Cuerpo Nacional de la Policía. Fue generosamente compensado con el puesto de agregado de Interior en la Embajada de España en Roma.

Vamos finalizando. Como es natural somos testigos que nos dejamos más ejemplos en el tintero pero que seguro encontraran hueco en cercanas entregas. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Hasta la próxima.