miércoles, 6 de agosto de 2014

Quién sabe donde?: Ángel Jesús Acebes Paniagua



Eran las 13h del 11 de marzo del 2004 cuando nuestro protagonista de hoy contribuyó a uno de los episodios más infames protagonizados por el clan de los genoveses originales y genuinos entonces en el gobierno. Hacia apenas unas horas que se había producido el mayor atentado terrorista en España y Ángel Acebes, a sabiendas que faltaba a la verdad y por puro calculo electoral calificó de miserables a todos aquellos que cuestionaban que hubiera sido ETA la autora del atentado. Los tribunales le quitaron la razón pero el nunca se ha disculpado

Hasta ese momento, para una inmensa mayoría de los españoles, Acebes era un genovés oscuro y gris, nacido en un pueblo de la provincia de Ávila, licenciado en Derecho y que llevaba años y años, saliendo en los telediarios, tras ocupar ininterrumpidamente desde 1987 diferentes cargos públicos bajo las siglas de AP/PP.

Había sido Concejal y Portavoz municipal entre 1987 y 1991 del ayuntamiento de Ávila para posteriormente ser su Alcalde durante los años 1991-1995. Ocupó escaño como Senador y además Portavoz del GPP en la Cámara Alta, fue Diputado durante varias legislaturas y además de Ministro del Interior, había sido anteriormente de Administraciones Publicas y de Justicia.  También en su Partido había sido nombrado Coordinador General tras la victoria electoral de 1996.

Con el tiempo, ni sus más fervientes hooligan han logrado explicar, analizado de cerca y de lejos al personaje, cómo ha sido posible que un tipo así, con una oratoria tan pobre y de formación tan ajustada, haya podido acumular tantos cargos públicos en los que apenas ha dejado rastro de su paso por los mismos. Probablemente solo sus mecenas, en particular, José María Aznar estén en condiciones de explicar las razones que les llevaron a confiar en un personaje de estas características.

Sea lo que fuere, el hecho cierto es que tras el atentado islamista, su estrella se fue apagando. La derrota electoral del 2004, le dejó un escaño en la oposición y como recompensa , el recién elegido Presidente Nacional Rajoy le nombró su Secretario General. Fueron años plomizos para los genoveses de la vieja guardia entre los que se encontraba Acebes. Seguían rumiando la derrota y siempre que podían se sumaban a las teorías conspiratorias de la ultraderecha mediática que intentaban seguir manteniendo contra toda evidencia que ETA y sus aliados habían sido los cerebros materiales del atentado del 11M.

Y en esas, como antes habían hecho otros clásicos populares, Acebes comenzó a dar claros síntomas de que su futuro y su cuenta corriente estaban en el sector privado. El escaño le sobraba así que tras dejar la Secretaria General y comprobar fehacientemente que Rajoy no contaba con el y que con sus 60 mil € como diputado raso por Ávila no daban para grandes alegrías,  decidió montar su propio despacho de abogado para lo que pidió la autorización del Congreso.

Pero el caso es que tras un tiempo de compatibilizar escaño y toga no se quitaba de la cabeza el gusanillo por superar la barrera psicológica de los 100 mil € anuales. Dicho y hecho, tras más de 20 años ocupando cargos públicos, no se le ocurrió nada mejor que dar un paso más y con la complicidad de Gabriel Mato, ( hermano de quien te imaginas ) entonces Portavoz genovés en la Comisión del Estatuto del Diputado,  solicita y se le concede compatibilizar el escaño con ser Consejero de la Corporación Financiera Cibeles, la entidad de negocios financieros de Caja Madrid.

Tras comprobar que lo suyo era el mundo de las finanzas, de la que era un perfecto indocumentado, Acebes tira el escaño por la ventana y  anuncia que dimite como diputado por Ávila, no sin antes solicitar y recibir del Congreso de los Diputados una indemnización por cesantía de 59.091,27 euros que era el equivalente de la mensualidad de la asignación constitucional por cada año de mandato parlamentario en las cortes generales o fracción superior a seis meses, y hasta un límite máximo de 24 mensualidades. Acebes había permanecido 21 años en el Congreso. Era un 14 de junio del 2011

El 27 de julio es nombrado vocal del Consejo de Administración y Presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento del Banco Financiero y de Ahorro (Cabecera y "Banco Malo" de Bankia), justo después de su salida a Bolsa donde era Presidente Ejecutivo, su amigo Rodrigo Rato. En ese Consejo comparte mesa y decisiones con otros genoveses de postín: José Manuel Fernández Norniella, Ricardo Romero de Tejada, Jesús Pedroche o Estanislao Rodríguez-Ponga. Se embolsó  exactamente 163.000 euros por cinco meses y cuatro días. Es decir, más de 1.000 euros diarios.


Pero como entre los genoveses no hay dos sin tres, tras probar fortuna en el sector financiero y comprobar que se puede ser Consejero sin distinguir un balance de una cuenta de resultados, decidió probar en otros sectores  económicos. Y mira por donde , tras dimitir de Bankia, en abril de 2012, la empresa del sector eléctrico Iberdrola le ficha como Consejero externo del Consejo de administración y miembro comisión de nombramientos y retribuciones de la compañía y de la comisión de auditoría y supervisión del riesgo.

Para que los lectores se hagan una idea de las cantidades de referencia que perciben los agraciados, Acebes solo en esos 7 meses del año 2012 se embolsó 145.000 euros. Tras asentarse en el Consejo de la Compañía Eléctrica las cifras se disparan y según los últimos datos disponibles, sus retribuciones en el 2013 han ascendido a 317 mil € muy lejos de los 60 mil euros que percibía como diputado.

Y esta es en definitiva la historia inacabada de un genovés que un tal Peter, el del Principio que lleva su nombre, sin conocerle y años antes, supo describirle como hasta ahora nadie lo ha sabido hacer.

Próximamente : Rodrigo Rato Figaredo