domingo, 16 de noviembre de 2014

13º Entrega : La biblioteca genovesa en cómodos fascículos ya está aquí


Rajoy certificando la buena conducta de Monago

Tras dos meses transcurridos desde la última entrega, estamos otra vez con todos vosotros para añadir nuevos ejemplares a la biblioteca genovesa que, entre unas cosas y otras, desde octubre del 2013 hasta hoy, ya suma un centenar de ejemplares únicos, muchos de ellos de difícil localización.

Como ya es habitual, la actualidad manda y en esta ocasión os hemos seleccionado 5 esplendidos documentos que están llamados, con el paso del tiempo, a ser referentes imprescindibles para entender la que tienen liada en estos momentos los genoveses originales y genuinos. En realidad están haciendo historia de la cutre, aunque no hay que descartar que muy probablemente ni siquiera son conscientes de ello. Vayamos al grano.

1.Certificado del Letrado Mayor del Senado sobre los viajes de Monago a Tenerife       ( Islas Canarias). Si hoy en España hay un genovés cuyo nombre va de boca en boca y en un tiempo récord ha logrado superar al Lazarillo de Tormes, ese sin duda es José Antonio Monago Terraza, Presidente regional del PP y de la Junta de Extremadura. Sus idas y venidas a cargo del erario público a las Isla de Tenerife, su acreditada triple moral, sus descaradas explicaciones una vez pillado in fraganti, hacen de este personaje un tipo único que por méritos propios merece ser incluido en nuestra biblioteca. Y de todas sus disparatadas explicaciones y de la documentación virtual que solo enseña y no facilita, os hemos seleccionado el certificado que a petición del interesado perpetra con su firma el actual Letrado Mayor - Secretario General del Senado, un tal Manuel Cavero. Se lee fácil y la indignación tras su lectura, también surge espontáneamente. Está redactado con tal ambigüedad que sirve para un roto y para un descosido. No precisa a qué lugar de las Islas Canarias se desplazó de gorra el senador Monago. No incluye ni fechas, ni coste, ni motivos de sus visitas. Es decir, un cheque en blanco y al portador. Lo dicho un incunable que promete maneras pero no remata. Otros vendrán después que lo aclararan con pelos y señales. Pincha aquí para descargarte el certificado de marras.

2.Sentencia del juzgado de instrucción de Cáceres desestimando una demanda de Floriano. La casualidad más casual ha querido que este segundo documento su protagonista sea también un extremeño tan poco universal como el anterior que de un tiempo a esta parte, ha logrado que sus apariciones en escena no dejen indiferente a nadie. Unos para troncharse de risas de sus ocurrencias y otros para comprobar hasta que punto, el desmérito y la incapacidad han salido del armario para hacerse fuerte en la dirección nacional genovesa. Sea como fuere, el caso es que Floriano se ha visto vapuleado por un juez de su ciudad que, como ya hicieran otros con la Vicepresidenta del Gobierno, ha decidido archivar su demanda contra un grupo de ciudadanos que un buen día decidieron protestar ante el domicilio cacereño. Y es que Floriano, siguiendo la senda de sus mayores, puso una demanda a pesar de que sabía bien que ese día la vivienda estaba vacía. Los más interesados podéis encontrar la sentencia en este enlace.

3. El juez Ruz imputa a Ángel Acebes. En realidad os tenemos que confesar que, a la vista de la fértil producción de este juez, nos ha costado trabajo elegir una de sus muchas diligencias. Tanto es así que lo hemos echado a suerte y entre sus muchos autos firmados de su puño y letra os hemos seleccionado uno al que tenemos especial cariño. Tiene fecha de 21 de octubre y entre otras cosas, figura como imputado por la compra de acciones del grupo mediático de extrema derecha  Libertad Digital, el inefable, inigualables Ángel Jesús Acebes Paniagua. En honor a la verdad hay que precisar que el juez Ruz no ha sido el primero, quizá tampoco el último, que imputa al ex Secretario General del PP, 3 veces ministro con Aznar, alcalde, diputado y senador. Con anterioridad, su colega Fernando Andreu de la Audiencia Nacional, desde el 3 de julio 2012, ya le tiene imputado a raíz del caso Bankia. Con este auto de Ruz para los mas curiosos recordarles que ya solo queda Mariano Rajoy, en su condición de ex Secretario General por visitar su  juzgado. Los detalles sobre Acebes y su imputación se pueden descargar aquí.

4. Sentencia juzgado de Barcelona condenando a Marhuenda. El azar ha querido que en una misma entrega se den cita un selecto grupo de genoveses singulares e intransferibles. Y es que además de Monago, Floriano y Acebes, hoy os hemos añadido al pluriempleado periodista, profesor de universidad, tertuliano a tiempo completo y genovés de postín, Francisco Marhuenda García. La razón de su inclusión, valga la redundancia, es que el  líbelo que dirige con mando a distancia, denominado La Razón, desinformó a sus lectores sobre un funcionario de policía que decidió codemandar a Marhuenda y a la editorial por intromisión ilegitima en su honor y dignidad. Y hete aquí que el titular del juzgado de Primera Instancia nº 38  de Barcelona, a la vista de las apabullantes pruebas, ha decidido condenar al inigualable bocazas de Marhuenda. Deberá pagar 30 mil euros y difundir a sus lectores que su noticia era falsa de toda falsedad. No es la primera vez que este ex jefe de gabinete de Rajoy se ve condenado por los tribunales. Y visto su propensión al insulto, no será tampoco la última. Aquí los detalles.

5. Sentencia Tribunal Supremo desestimando recurso Ignacio González. El derecho a la información es un valor en declive entre los clanes genoveses. En realidad para algunos es una desgracia que hay que soportar. Y este es el caso de Ignacio González, copropietario de la empresa Eyes Bolton Art SL, dedicada a comercializar joyas, bolsos y ropa que además lo compatibiliza con la Presidencia de la Comunidad de Madrid, la Secretaría General del PP matritense y con un escaño en la Asamblea regional. Y es que González con el derecho a la información tiene algo personal. De hecho, lleva años intentando acallar judicialmente las criticas que recibe. Lo hacen en su nombre los letrados del Gobierno regional ( es decir, sus demandas las paga el contribuyente, incluidos los que informan críticamente de sus  tejemanejes ) y  siempre intentando demostrar, entre otras ocurrencias,  que su vida privada no debe verse afectada por ese tipo de informaciones. Especial obsesión obsesiva la tiene en relación al diario Público y a un grupo de periodistas que en un momento determinado coincidieron en ese periódico y tuvieron a bien informar a sus lectores con datos ciertos como se las gasta este ocasional comerciante de joyas, bolsos y ropas. Primero un juez de instrucción desestimó su demanda. Después hizo lo mismo la Audiencia Provincial de Madrid y por último, el 30 de septiembre, el Tribunal Supremo ha cerrado la discusión y desestima el recurso de González. Todo el material de lectura está a vuestra disposición aquí.


Por hoy ya hemos acabado. Nos vemos en la próxima entrega.

No hay comentarios: