lunes, 10 de noviembre de 2014

Caja B : Selecta antología de casualidades genovesas

El Pte del CGPJ y Pte del Tribunal Supremo posando con genoveses varios
Desde hace años, todos aquellos que nos hemos acercado por curiosidad malsana a los clanes genoveses hemos ido descubriendo que, a pesar de los grande que es España y sus circunstancias, las cúpulas que los dirigen en sus diferentes ámbitos geográficos están relacionadas entre sí y, entre unas cosas y otras, por su forma de actuar y relacionarse se parecen más a una Unión Temporal de Empresas (UTE) que a un Partido Político denominado Partido Popular (PP).

Además de sus orígenes franquistas, somos conscientes que recordárselo les pone de los nervios, estas cúpulas desde su infancia se crían juntas y en muchos casos van y se casan entre ellos. Al igual que hicieron sus padres y sus abuelos, han ido o van a los mismos colegios y universidades católicas, apostólicas y romanas. Unos, como antes sus mayores, se hacen funcionarios de cuerpos minoritarios (abogados del Estado, miembros de la carrera judicial y fiscal, técnicos comerciales, etc.) donde casualmente los ecuánimes tribunales de oposición no siempre lo son como debieran serlo; otros se hacen empresarios o heredan negocios y despachos familiares, y algunos finalmente, pasan a dirigir entidades financieras. 

En resumen resumido, estas interrelaciones familiares, académicas, corporativas, profesionales y económicas se resumen bien a lo largo de la tesis que Mariano Rajoy explicitó en los años 80 cuando defendió sin pudor ni vergüenza, el determinismo biológico como explicación de las desigualdades sociales. 

Pero gracias a esta breve introducción que os acabamos de exponer y que llevamos años denunciando, es lo que nos permite entrar en un tema de plena actualidad para abordarlos desde una perspectiva distinta a la estrictamente periodística que se limita a resumir e informar de lo que va sucediendo a nuestro alrededor.

Nos referimos a las múltiples casualidades tan casuales que se han ido dando cita en torno a la denominada Caja B del PP, descrita con todos lujos de detalle en los "Papeles de Bárcenas" y de manera más resumida en numerosos autos de juez Ruz, informes de la UDEF, de la AEAT y testimonios variopintos.

Y es que como decíamos anteriormente, parece mentira que con los grande que es España, el Partido Popular, la Audiencia Nacional, la abogacía hispana, la CEOE, etc. sea posible juntar tantas conexiones entre sus principales actores y protagonistas. Vayamos por partes. 

En primer lugar, cual casualidades del destino, nada más llegar el Gobierno de Rajoy a los Ministerios más afectados por el Caso Gürtel / Bárcenas / PP / Caja B, se liaron la manta a la cabeza y no dejaron títere con cabeza.

Cambios casuales en la ONIF y en la UDEF

Así por ejemplo, en una operación de patada a la puerta, bajo la atenta mirada del astuto Montoro, visto y no visto, cesaron a los máximos responsables de la ONIF que casualmente estaban investigando las apaños fiscales y tributarias de los imputados en el sumario 275/08. También,visto y no visto, fueron sustituidos por nuevos responsables entre los que figuraban el actual Director de la AEAT y la inefable Pilar Valiente, ex Presidenta de la CNMV, cesada por el Caso Gescartera. A partir de aquí, la mancha de los cambios se ha ido extendiendo hasta llegar a las puertas del juzgado de Ruz.

Simultáneamente, el talibán de sacristía con rango de Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz y su terminal en la policía con rango de Director General, entraron a fondo en la UDEF, la encargada de investigar la trama de donantes, donaciones, cuentas en el extranjero, etc. para no dejar igualmente títere con cabeza. Los cambios han sido tantos y tan frecuentes que ni ellos mismos se acuerdan a quien han cesado y a quien han nombrado. También se han tenido que parar ante la puerta del juez Ruz. Ya solo quedan en activo un reducido número de buenos profesionales con rango de inspectores, subinspectores y oficiales del CNP que ciertamente son los mejores conocedores de los entresijos del sumario. Algunos de ellos  como en el caso de la C.Valenciana, además han sido amenazados con querellas y otras lindezas parecidas.

Cambios casuales en el CGPJ y en la Audiencia Nacional

Como no podía ser de otro modo, las casualidades genovesas también se han dado cita, entre otros sitios y lugares, en la sede del CGPJ, Tribunal Supremo y Audiencia Nacional. En realidad, lo de denominar casualidades a estos cambios, no deja de ser un eufemismo de los de andar por casa. A nuestra modesta opinión, todo estaba previsto y programado con calculada antelación, acompasándolos a los tiempos judiciales y necesidades gubernamentales.

Así por ejemplo, casualmente ha pasado a presidir el Tribunal Supremo, el Consejo General del Poder Judicial, y en consecuencia su Comisión Permanente, el magistrado Carlos Lesmes, ex alto cargo durante los 8 años de los gobiernos de Aznar, coincidiendo como subalterno del hoy imputado, Ángel Acebes, a la sazón Ministro de Justicia.  

También, ya puestos, no deja de ser casual que Martínez Tristán, otro magistrado miembro de la selecta Comisión Permanente del CGPJ que preside Lesmes, sea el cónyuge de la Consejera de Fomento de Cospedal que casualmente es también la Secretaria General del Partido que está investigando el juez Ruz.  Se da la casualidad casual que el futuro de Pablo Ruz al frente del JCI nº 5 de la Audiencia Nacional depende en buena medida de las decisiones que adopte en breve esa Comisión Permanente. Lo dicho, el mundo es un pañuelo.

Pero como en esta historia de casualidades no hay nada que dejar al azar, los Dioses del destino, tan genoveses como sus antepasados, han decidido con una antelación digna de alabar que la Sección 2ª de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, la presida la juez Concha, a la que llaman Concha, a la sazón ex Consejera del CGPJ a propuesta del PP y amiga del alma de alguien que da igual mire por donde se mire,  siempre está en medio de este Sumario : María Dolores (de) Cospedal García. Y por si esto no fuera suficiente, en esta misma Sección 2ª figura en nómina y en el escalafón otro inefable juez de tendencia genovesa acusada y ex magistrado del Tribunal Constitucional, Enrique López López. Sobre sus problemas con los alcoholímetros han dado cuenta los medios de comunicación así que os ahorramos los detalles. Se da la triste circunstancia casual que Concha, a la que llaman Concha, podría ser la encargada de juzgar la Caja B de su amiga palmera.

Cambios casuales en la Fiscalía General del Estado y sus aledaños

En honor a la verdad hay que precisar que tradicionalmente los genoveses originales y genuinos desde que tienen uso de razón siempre se han encontrado como en su casa entre la cúpula de la carrera fiscal. No tienen que hacer malabarismos para nombrar sin margen de error a un Fiscal General de su entera confianza. Y casualmente así fue. El agraciado fue Eduardo Torres Dulce, un profesional de la Fiscalía que en sus tiempos muertos colaboraba con los propietarios de Libertad Digital y su emisora de radio como tertuliano en un ameno programa sobre el mundo del cine. Se da la circunstancia casual que esos mismos propietarios están siendo investigados por el juez Ruz por presuntamente beneficiarse del pozo sin fondo que se manejaba en la Caja B y que sirvió para comprar por unos cientos de miles de euros un numero x de acciones.

También es de justicia reconocer que Torres Dulce, con más o menos entusiasmo, no ha caído en la tentación de remover a las dos fiscales que acompañan a Ruz en la Causa principal y que los imputados y allegados las temen como un nublado, léase entre otros, el mismísimo Bárcenas. A cambio, como quien no quiere la cosa, por pura casualidad, ha nombrado a través de la cadena de mando, como Fiscal adscrito a la investigación de la Caja B y sus conexiones con los papeles del ex tesorero, al fiscal Romeral que años atrás su Real Decreto de nombramiento en el BOE como Fiscal Anticorrupción lo firmaba el polivalente Ángel Acebes por entonces Ministro de Justicia. Romeral, visto sus escritos,  se ve que hace lo que puede, es decir, nada y/o alternativamente, decir que no a todo lo que solicitan las acusaciones. Todo un crack de la investigación y de la iniciativa.

Cambios casuales en la Abogacía General del Estado y sus aledaños

Y la tómbola genovesa de las casualidades también se ha hecho hueco en una de las zonas de más poder del Gobierno y de la Administración General del Estado : la Abogacía del Estado. En este caso, tampoco los genoveses han perdido un minuto de su preciado tiempo. Desde la Vicepresidencia del Gobierno, con una Soraya y marido al frente, miembros de honor de este selecto club, y con el visto bueno de Pérez Renovales, número 2 de su promoción y ex Jefe de Gabinete de Rato y de la Asesoría Jurídica del fallecido Botín, no han dejado un solo hueco sin cubrir. 

Pero a los efectos de esta crónica, centrémonos en Marta Silva Lapuerta, la Abogada General del Estado, es decir, la jefa entre los que están en activo y en servicios especiales, y de rebote, de los preparadores de los potenciales miembros del Cuerpo. Con todo el respeto y cariño, la Capo entre los Capos, en el sentido coloquial y cinematográfico del término.

Como sus apellidos delatan, casualmente Marta es la suma al 50 % de Federico Silva Muñoz, Ministro del dictador Franco, diputado de Coalición Popular y a la sazón, abogado del Estado y de Rosario Lapuerta Quintero, a la sazón hermana de Álvaro Lapuerta Quintero, abogado del Estado, procurador de las Cortes franquistas, diputado de AP/PP y ex Tesorero Nacional del PP, puesto este por lo que está doblemente imputado por el juez Ruz a causa de sus presuntas vinculaciones jerárquicas con la Caja B.

Marta, en ese mundo genovés repleto de casualidades, resulta que además en el 2007, cuando supuestamente la empresa Sacyr pagó una comisión de un mínimo de 200.000 euros para la campaña de Cospedal en Castilla-La Mancha, a cambio de un contrato de basuras en Toledo, era la Secretaria General y del Consejo de Administración de esta empresa, y Directora General de su asesoría jurídica. Casi nada y todo a la vez.

Y, por último, como quien no quiere la cosa, resulta que lo mismo que la Abogacía del Estado lleva años personada en la Causa Principal ( para entendernos Caso Gürtel ), la actual Directora General no ha visto razones para hacerse valer en la pieza separada que investiga la Caja B, por la que casualmente está imputado su tío Álvaro. Así se hizo constar en un curioso y atípico escrito firmado por un Abogado del Estado, adscrito a la Subdirección General de los Servicios Contenciosos.

Acabamos ya con tantas casualidades casuales para tomar un respiro y anunciaros que en próximas entregas os iremos amenizando con nuevas casualidades genovesas que están al orden del día y sobre las que apenas poco o nada se nos informa. Hasta la próxima.


1 comentario:

Loam dijo...

Es de suponer que estas "casualidades" se insertan en el capítulo de "simulación en forma de retribución con pago en diferido y con retención a la Seguridad Social".