domingo, 15 de marzo de 2015

Proceda Romeral : A todo que no


Génova 13, sede nacional del PP
A pocos días de que Ruz vuelva a un juzgado de Móstoles tras haber sido invitado por el sector conservador del CGPJ a abandonar el Juzgado Central de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional, Antonio Romeral Moraleda, Fiscal Anticorrupción designado por sus superiores para que represente al MF en la PS 22510/13 que tiene que ver con la Caja B del PP y sus vinculaciones con “Los manuscritos de Bárcenas , ha vuelto a las andadas y en apenas 2 folios por cada uno de los empresarios imputados por donar dinero negro a los genoveses, solicita a Ruz el sobreseimiento provisional de las actuaciones para cada uno de estos rumbosos donantes. Es decir, se suma a las peticiones que previamente sus abogados defensores habían solicitado.

No se ha complicado la cabeza, jurídicamente hablando, el fiscal Romeral. Su petición de archivo se basa en que no se ha podido demostrar que los dineros de estos empresarios que figuran en la doble contabilidad del PP estén relacionados con la adjudicación de contratos públicos a sus empresas, tal como se dice, según Romeral, en varios informes de la IGAE y de la UDEF.

Como es natural, ninguna mención a lo que se señala en estos mismos informe cuando se afirma que no es posible encontrar esas vinculaciones entre donaciones y adjudicaciones a la vista de que no se ha podido ni siquiera investigar a fondo la propia relación ya que no les ha sido ordenada. Es decir, un pez que se muerde la cola.

Y es que en realidad esta última petición de Romeral de cerrar puertas a la investigación ni es nueva ni mucho menos es casual. Como ya hemos venido informando, a diferencia del papel activo que en el denominado Caso Gürtel han mantenido las dos fiscales encargadas de esta parte del sumario, Romeral desde un primer momento no ha ocultado sus escaso interés por promover diligencias encaminadas a descubrir  todo lo relacionado con la financiación irregular del PP y sus conexiones con los papeles de Bárcenas. Vayamos por partes.

En primer lugar, desde un punto de vista cronológico, son decenas sus escritos en los que se ha opuesto sistémicamente a apoyar las solicitudes que tienen su origen en las acusaciones populares personadas en esta PS. A todo que no.

Así por ejemplo, se ha negado rasgándose la toga a que comparezcan como testigos desde Mariano Rajoy a Rodrigo Rato, pasando por todos los Secretarios Generales del PP. Tampoco le venía bien que se subieran al estrado José María Aznar, Álvaro Lapuerta o un tal Ángel Piñeiro, el “mayordomo” para todo de Rajoy. En esa misma línea se ha manifestado para que no testifique Vicente Tirado, Secretario General del PP en Castilla La Mancha, figura clave para aclarar la mordida de los “200 mil € “ destinados para la campaña electoral de Cospedal.Afortunadamente aunque sus negativas no fueron del todo atendidas por Ruz, sin embargo sí ayudaron a entender cual ha sido su papel en esta instrucción.

En segundo lugar, tampoco Romeral se ha caracterizado por ser un trepidante e inquisitivo fiscal a la hora de interrogar a los que muy a pesar suyo acababan en el banquillo de los testigos y/o imputados. Valga como dato ilustrativo algunos de los interrogatorios en los que ha participado.

En el caso de Pío García Escudero, Presidente del Senado, quizá bajo los efectos de la impresión que le causó estar frente a la cuarta autoridad del Estado, decidió que cuanto menos preguntara mejor y fue dicho y hecho. O a Francisco Álvarez Cascos para el que solo tuvo tiempo para 2 escuetas preguntas. El mismo número que las que realizó a Javier Arenas. O a Dolores de Cospedal que en un exceso de locuacidad por su parte se atrevió con 5 preguntas, tan amables como rutinarias. Pero nada comparable con el “duro interrogatorio” que realizó a Álvaro Lapuerta cuando le dio por abrir unas diligencias previas que aún nadie se explica. Tras ofrecerle un cafellto a Don Álvaro sus preguntas son dignas de analizar que son más propias de un abogado defensor que del Ministerio Fiscal.

En tercer lugar, Romeral se ha especializado en posicionarse en contra de cualquier diligencia que intentará avanzar en la investigación. Aquí ha sido inflexible y se cuentan por toneladas sus escritos diciendo a todo que no. Para no aburrir a nuestros lectores vamos a recordar solo algunos de ellos:

- No a solicitar documentación que confirmara los encuentros negociadores entre el ex tesorero Bárcenas y el Vicesecretario general del PP, Javier Arenas.

- No a que se investigaran determinadas llamadas telefónicas realizadas desde los móviles de imputados varios

- No a practicar diligencias sobre destrucción discos duros ordenadores de Bárcenas

Y por último y en cuarto lugar, Romeral se ha especializado en tomar decisiones que se han traducido en solicitar informes que, mire por donde se mire, han ayudado a la estrategia defensiva del PP.

Así, por ejemplo, la entrega reciente de 5 informes de la IGAE sobre aspectos claves de la investigación son un buen ejemplo de ello. Todos tienen en común que se cuestiona tanto la veracidad de las pruebas aportadas por Bárcenas en sus manuscritos y las de un pendrive que entregó al juez Ruz, como las que han sido aportadas por las acusaciones.

En esta misma línea, no es tampoco casual ni anecdótico que los abogados del PP utilizaran a la Fiscalía  para hacerle entrega de documentación sobre la reforma de la sede de Génova 13 que no conocía el juez Ruz.


Y es que finalmente Romeral, a diferencia de sus colegas en el Caso Gürtel, ha optado por auto concederse un papel de fiscal pasivo cuando de lo que se trata es de profundizar en las responsabilidades del PP y de sus dirigentes y un papel muy activo cuando hay que investigar a Luis Bárcenas y sus circunstancias, el ex tesorero a quien casualmente el Partido en el Gobierno le considera único responsable de una Caja B. Verde y con asas.

No hay comentarios: