martes, 16 de junio de 2015

Álvaro Ballarín : una amistad bomba para Cristina Cifuentes


Cuando hace unas semanas surgieron las primeras informaciones sobre los problemas judiciales de Álvaro Ballarín Valcárcel, un desconocido concejal del Ayuntamiento de Madrid que formaba parte de la candidatura de Cristina Cifuentes a la Comunidad de Madrid, poco o nada se sabía de su existencia.

Sin embargo, a pesar de su pose de indignada profesional, la principal afectada por esas informaciones, le faltó tiempo para decir, mientras se rasgaba la vestiduras de Zara, que ella no sabía nada de nada de los problemas con la justicia que tenía su candidato nº 7.

En cuestión de horas, el equipo de la candidata, el oficial, el oficioso y el de “para un roto y un descosido”, se lanzaron en tromba para jurar y perjurar que si se confirmaba que Ballarín estaba imputado sería de inmediato expulsado. En realidad como estaba previsto no hizo falta ejecutar su lapidación. En un rápido movimiento, sincronizado o no , las partes implicadas – querellantes, fiscalía y juzgado- cerraron el caso, decidieron archivarlo y a otra cosa.

Horas después @ccifuentes y sus socios de Ciudadanos pudieron respirar tranquilos y seguir avanzando en su pacto de sangre azul.

Pero como se podrá comprobar, a pesar de los intentos por minimizar sus relaciones, los vínculos entre Cifuentes y Ballarín van mucho más allá de lo que a la candidata le gustaría máxime a la vista de las circunstancias que han rodeado y rodean al responsable de elaborar su Programa Electoral.

Y es que la amistad entre ambos se remonta a unas edades en las que uno y otro, con dos años de diferencia de por medio ( Cifuentes 1964 y Ballarín 1962 ), jugaban en el patio de las casas militares que sus respectivos progenitores disfrutaban por ser oficiales/jefes del ejército de Tierra. El de @ccifuentes del arma de artillería y el de Ballarín del Cuerpo de la Legión.

Los entonces niños genoveses forjaron una sólida amistad que con el paso del tiempo y de la mano del Partido han seguido manteniendo a modo de vidas paralelas. Por tanto, lejos queda la idea de que apenas se conocían.

Pasaron los años y los dos amigos de la infancia se hicieron universitarios y ambos se licenciaron en Derecho. Cristina se hizo funcionaria del Grupo B y diputada autonómica mientras que Álvaro se colocó en el mercado privado.

Pero en realidad, poco tiempo después el amigo de Cifuentes se dio cuenta que la actividad privada no era lo suyo y bien asesorado y/o guiado por su amiga de patio de infancia entró de lleno en el mundo genovés para quedarse.

Y nada mejor que hacerlo como Alto Cargo del gobierno de Ruíz Gallardón, siendo Consejero de Educación, Cultura y Deportes, Gustavo Villapalos, intimo amigo de Cifuentes. Un buen día de 1997 fue nombrado Director General de Instalaciones Deportivas de la Comunidad de Madrid. Allí comprobó que se podía no saber nada de la materia y sin embargo sentir que había acertado y que merecía la pena asentarse en las moquetas genovesas. La racha continuó y tras 4 años de Director General probó fortuna como Consejero Delegado de la Sociedad Pública para el Desarrollo Olímpico (2002-2003). Nada que no pudiera hacer.

Pero tras estos primeros años de relativa tranquilidad, aceptó un nombramiento con la Condesa Aguirre ya de Presidenta tras "El Tamayazo"Director General de Archivos, Museos y Bibliotecas de la Comunidad de Madrid - que como se verá, no fue todo lo pacifico que le hubiera gustado que fuera. 

Y es que como quien no quiere la cosa, se cruzó de bruces con la trama Gürtel que se paseaba como Pedro por su casa entre las Consejerías y la propia Puerta de Sol. Como otro muchos Altos Cargos, su firma figura en un buen número de contratos troceados por importe inferior a 11 mil € que graciosamente se adjudicaban a empresas tapaderas cuyos propietarios en realidad eran los máximos responsables de la trama corrupta. Pincha aquí y echa un vistazo a unode ellos.
  
Pero Ballarín, una vez más sin saber muy bien por qué, ni el ni sus amigotes, sale de esta y decide orientar sus pasos y su nómina hacia el Ayuntamiento de Madrid. Dicho y hecho. En las elecciones del 2007 y hasta el 2015 con Gallardón de Alcalde es nombrado Concejal y Presidente de la Junta Municipal Moncloa –Aravaca. El puesto le viene como anillo al dedo ya que desde 1997 ya era Presidente del Partido Popular en este mismo distrito de Moncloa-Aravaca. Doblete.

Dos años después en el año 2009 la sombra de Gürtel vuelve a planear sobre el. Tanto que se ve obligado, con escaso entusiasmo, a prescindir de uno de sus asesores de cabecera: Javier Nombela Olmo. Este asesor estaba de lleno implicado en los tejes manejes de la trama tanto que en la actualidad está procesado por numerosos delitos dentro de la PS 1999-2004 1ª Época que se encuentra pendiente de juicio oral.

Álvaro una vez más sortea el temporal y se dedica de lleno a manejar su doble distrito, el municipal y el de su Partido. No para. Las alegrías sin embargo se ven empañadas con varios episodios poco edificantes. A modo de resumen resumido:

1. Un buen día del año 2014 se vio obligado a dar explicaciones, francamente mejorables, sobre su obsesión obsesiva de trocear los contratos para sus adjudicaciones. Se supo entonces que su Junta Municipal de Moncloa cuadruplicaba la media de contratos menores efectuados por los 21 distritos de la capital. En 2013, por ejemplo, firmó 328 contratos menores, cuando la media de los 21 distritos fue de 80, y algunos, como Usera o Chamberí, no superaron los 35. Esta singular fórmula permitió a Ballarín, por ejemplo, dividir en 54 contratos el montaje de la ópera Falstaff, representada los días 20 y 28 de diciembre de 2013 y 4 de enero de 2014 en el Centro Cultural de Moncloa, y el 15 de enero en la Universidad Complutense.

2. Otra mañana se ve envuelto en una polémica seria por contratar a cargo del contribuyente los servicios como asesora para temas culturales a Cintia Martínez, actriz, presentadora de televisión, y que fue portada Interviú en 2008. No logró convencer a nadie visto el CV de la susodicha.

3. Más recientemente su nombre y su cara se han visto fotografiadas como acompañante del famoso Pequeño Nicolás con el que ha mantenido una estrecha y peculiar relación de amistad cuyo alcance y derivadas aún se desconocen. Los rumores aquí se disparan por doquier.

4. Su otro distrito el genuinamente genovés, del que también es Presidente, tampoco el clima es especialmente tranquilo. En un ajuste de cuentas entre los diferentes clanes, Ballarín se ha visto envuelto en un cruce de querellas y demandas que se están aún dirimiendo en los juzgados. Los insultos y descalificaciones están al orden del día y nadie sabe muy bien como puede acabar esta guerra fraternal.

5. Y para acabar, sus vínculos amistosos con Cifuentes se han vuelto hacer hueco en los medios de comunicación gracias a varias informaciones que le apuntan como conseguidor en las obras de construcción de una macro residencia de estudiantes que gestiona Dionisio Ramos, un amigo personal de la Candidata que a su vez ha contratado los servicios del arquitecto Javier Aguilar Viyuela a la sazón marido de la mismisima Candidata. Todo en casa y en el mismo distrito en el casualmente Ballarín es Presidente.  


Acabamos ya. Dejamos en el tintero algunas cuestiones que están llamadas a ser noticia. Además, no podemos ni debemos agotar el temario en el que se asienta la solida y duradera amistad de dos niños que lo fueron y hoy han coincidido en la candidatura genovesa a la Asamblea de Madrid. Y es que el destino es lo que tiene. Seguiremos informando.