martes, 18 de agosto de 2015

Parejas genovesas de conveniencia : Soraya & Jaime. Hoy por ti, mañana por mi


Renovales (derecha), Vicepta (izquierda) y en el centro otro miembro del escalafón

Esta pareja que hoy os proponemos comienza con formato de calendario. Veamos:

31.12.11. El BOE da fe que “a propuesta de la Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de laPresidencia y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 30 de diciembre de 2011”, se nombraba Subsecretario de la Presidencia a Jaime Pérez Renovales hasta ese momento un alto directivo del Banco de Santander.

20.06.15. Por el mismo procedimiento, se publica que a propuesta de la Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de la Presidencia y previa deliberación del Consejo de Ministros, se cesaba, “a petición propia“, a Jaime Pérez Renovales como Subsecretario de la Presidencia.

30.06.15. El Banco de Santander, remite a la CNMV una comunicación en la que anuncia que Pérez Renovales es nombrado, además de director general del banco, Secretario General y del Consejo y responsable de la nueva división de Secretaría General y Recursos Humanos con efecto 1 de septiembre. Acaba recordando que Pérez Renovales se reincorpora al grupo tras tres años y medio "en el sector público".

Como es natural en esta cadena de decisiones cronológicas nada es casual ni fortuito. Hay que dar marcha atrás en el tiempo para entender el sentido final de estas idas y venidas. Para no aburrir al personal, solo dos fechas más a recordar :



Y es que como se verá en esta descarada cadena de nombramientos, dimisiones, entradas y salidas en la Administración del que ha sido hasta hace unas semanas pareja administrativa sin regular de Soraya Sáenz de Santamaría, abogada del Estado, Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de la Presidencia, cuya pareja civil Iván Rosa Vallejo, también es abogado del Estado y compañero de promoción de Pérez Renovales, se dan todos los ingredientes para ser analizada como un ejemplo universal de las denominadas “Puertas Giratorias”.

Vayamos por partes. De entrada, Pérez Renovales no es uno más de los 657 abogados del Estado que en la relación circunstanciada de funcionarios del Cuerpo de Abogados del Estado, referida al 1 de marzo de 2012. Es en términos coloquiales, descriptivo, sin ánimo de lucro y mucho menos acusador, “El Jefe entre los Jefes”. Aunque no logró ser el número 1 de su promoción, lo ha compensado desde entonces ejerciendo un control de todos y cada uno de los movimientos que se producen entre sus colegas de escalafón. Tiene además una agenda de contactos entre genoveses ilustres, algunos con el paso del tiempo ya no lo son tanto, que hacen la envidia de sus compañeros y amigos.

Tampoco lo es Soraya Sáenz de Santamaría, su protegida y protectora, dependiendo del escenario en juego. En realidad, Pérez Renovales está íntimamente convencido que, por conocimientos y temarios memorizados, si alguien debería ser Vicepresidente es el y no cualquier otro. Pero “pelillos a la mar”.

El caso es que cuando el ya fallecido Emilio Botín Sanz de Sautuola García de los Ríos, q.e.p.d, le envió empaquetado a Moncloa, unos y otros sabían que cada hora que allí estuviera (30.407), cada día (1267), cada semana (180) y cada año (3,47), la inversión en este producto tan acabado sería de lo más rentable para las partes contratantes.

Durante ese tiempo, ha estado acumulando información, proponiendo y adoptando decisiones en el centro de mando de la maquinaria genovesa que gestiona, dirige, controla, inspecciona,  gobierna, tutela un sin fin de procesos que en su mayor parte condicionan, determinan, y decretan a través del BOE, a la cada vez más deteriorada calidad de vida de los contribuyentes que paradójicamente con sus impuestos financian a estos oscuros personajes cuyo nombre y apellidos nunca jamás figuran en una papeleta, ni siquiera a la Comunidad de Vecinos a la que pertenecen.

Pero como es natural en estas idas y venidas, todo queda y está atado y bien atado. No dan puntada legal sin hilo amigo. Y para ello, para que todo quede entre ellos y sus circunstancias y la muchedumbre, gentío o masa, según el determinismo biológico al que tanto adoran y tanto le deben, se dotan de  aburridos informes jurídicos de encargo que les declaran exentos de cualquier conflicto de intereses que los rencorosos les quieran atribuir. Así que dicho y hecho.

Un buen día su pareja administrativa con rango de Vicepresidenta, con carácter preventivo,  se saca del armario un informe, hasta entonces oculto y que ha elaborado la propia abogacía del Estado, dirigida por una compañera de promoción de su marido y de Pérez Renovales, a la sazón además sobrina del ex Tesorero Nacional del PP, Álvaro Lapuerta que certifica con todo tipo de sellos oficiales que Soraya Sáenz de Santamaría es impoluta y nunca ha incurrido en un conflicto de intereses por el tonto hecho fortuito, aunque  si “con animo de lucro”, que su Iván haya sido fascinado para trabajar en la multinacional Telefónica, SA.

Con esta misma lógica que da pleno sentido al rico y variado refranero hispano cuando se dice que “yo me lo guiso, yo me lo como”, Pérez Renovales también tiene en su armario copia compulsada de un informe de fecha 11 de junio 2015, elaborado “ad hoc” por la Oficina de Conflictos de Intereses, según el cual, está autorizado para reincorporase al Banco de Santander a la llamada de Ana Patricia Botín-Sanz de Sautuola O'Shea. Todo previsto.

Acabamos ya que hace calor. En próximos días continuaremos con nuevas entregas sobre este serie veraniega de usar y tirar de parejas genovesas de conveniencia. Nos vemos entonces.