domingo, 10 de enero de 2016

20D. Mitos desmitificados : El sueldo de un diputado al Congreso



El próximo 13 de enero está al caer. Ese día se constituirán el Congreso de los Diputados y el Senado. Dará por tanto comienzo la XI legislatura.

En el caso del Congreso desde la noche del 20D se han ido sucediendo y dando el relevo variopintos debates sobre su composición y el número de grupos parlamentarios que podrán formarse, las posibles alianzas parlamentarias para la elección de la Mesa y sobre todo y finalmente, los apoyos que recibirían los posibles candidatos a la investidura como Presidente del Gobierno. De todo un poco.

Y de paso, junto a estos debates, se han ido incorporando, dentro y fuera de las redes sociales, todo tipo de datos sobre la vida cotidiana de la Cámara y sus inquilinos, muchos de ellos tan inexactos como imprecisos.

En esta línea deliberada de abonar la confusión, como viene sucediendo hace ya tiempo, con el silencio y pasividad de los órganos de la propia Cámara, se ha establecido una competición a campo abierto, para ver quien, previa denuncia y rasgamientos públicos de sus vestiduras, renuncia a más “privilegios”.

Y es así por ejemplo como un día cualquiera, sin contrastarlo, se ha solemnizado muy solemnemente que los diputados de Ciudadanos renunciarán al uso de su coche oficial, dando por supuesto que hasta su llegada, esos vehículos existen y están para el uso de los diputados. Como es obvio, los de Rivera, SA ni se han tomado la molestia de preguntar si de verdad esos coches están donde se les espera. No hubiera sido muy complicado haber preguntado, entre otros a Toni Cantó, uno de sus “veteranos diputados”  para confirmar que esa flota de vehículos ni existe ni han existido desde 1977.   

Otros, en este caso de Podemos, comenzando por su Secretario General, han ido más allá en sus “renuncias”. Y sin complejos han tirado la casa por el escaño. Lo mismo se levantan renunciado a planes de pensiones que saben bien que no existen, que se acuestan soñando en voz alta que también renunciarán a “las indemnizaciones por el ejercicio de la función”, es decir, lo que el común de los humanos conoce como dietas.

En todo caso, a la espera que el tiempo vaya poniendo a cada cual en su lugar y las “renuncias” a esos supuestos “privilegios” se vayan concretando, por nuestra parte vamos a facilitar a nuestros lectores datos contantes y sonantes sobre un aspecto que también durante años ha sido objeto de controversia : el salario real de los diputados. De modo y manera que, al menos, en este punto, todos podamos hablar con la seguridad que da saber que el dato no forma parte de ninguna leyenda urbana y está respaldado por la fuente originaria, es decir, el propio Congreso de los Diputados. 

Vamos a ello. De entrada, para los que tengan tiempo y ganas os sugerimos que hagan como nosotros y se den una vuelta por la web del propio Congreso y calculadora en mano hagan sus propias cuentas. No es tarea fácil. Para los que no dispongan de ese tiempo ni tampoco de ganas, os sugerimos seguir leyendo esta crónica:

Comencemos por el salario que cobran todos los diputados sin excepción. Lo componen dos conceptos:

1.Una asignación constitucional, es decir, 39.398,18€ anuales sujetos a retención fiscal.


2.Una indemnización por ejercicio de la función que no está sujeta a retención fiscal, es decir, la dieta a la que nos hemos referido anteriormente. Si el diputado es por Madrid percibirá 12.187,84€. Si lo es por otra circunscripción, la cantidad será de 25.534,04€.


3.Por tanto, el salario básico de un parlamentario es de 51.582,02€ anuales (electo Madrid) o si lo es por cualquiera de las otras 51 circunscripciones, sumará 64.928,22€ anuales.

A estas cantidades hay que añadir las que perciben una mayoría de los diputados por ser miembros de diferentes órganos de la Cámara: Mesas de las Comisiones y/o de la propia Mesa del Congreso o Portavoces de los Grupos Parlamentarios en esos mismos órganos. Si tomamos como referencia la legislatura ahora finalizada se puede concluir que un 85% de los diputados perciben algún tipo de complemento a su salario básico.

Como es natural, dependiendo del número de integrantes de cada Grupo Parlamentario, será a su vez mayor o menor la cantidad de miembros que reciben estos complementos salariales. En este sentido, es fácil deducir que son los Grupos minoritarios los que tienen a una mayor parte de sus diputados cobrando esos complementos. Hechas estas primeras consideraciones , aquí van algunos datos resumidos :

1.Miembros de la Mesa del Congreso. La horquilla retributiva entre los Vicepresidentes (4) y los Secretarios (4) oscila entre los 120.564,38€ de los primeros  y los 109.559,52€ de los segundos. Estas cantidades se corresponde con diputados no electos por la circunscripción de Madrid.


Como dato a subrayar y de difícil explicación es el hecho de que, a diferencia del resto de los diputados que no pueden acumular complementos retributivos por ser miembros de varios órganos, los miembros de la Mesa perciben un complemento por formar parte de la Mesa de la Comisión de Reglamento y  cuya actividad, por razones obvias, suele ser más bien escasa.La horquilla va entre los 20.038,34€ anuales de su Presidente hasta los 9.767,10€ de los Secretarios.

Finalmente, estos 9 diputados son los únicos miembros de la Cámara que dispone de coche oficial personalizado.

2. Portavoces Grupos Parlamentarios. A su salario básico hay que añadir dos complementos que ascienden a 37.345€ anuales. La suma total, por todos los conceptos, dependiendo de si se es electo por Madrid o no, es de 88.927,02€ y 102.273,22€, respectivamente.

3. Mesas de Comisiones y Portavoces de los Grupos Parlamentarios en esas Comisiones. Tal como se refleja en el cuadro enlazado, todos cobran un complemento que varía en función de si se es Presidente de Comisión, miembro de su Mesa o Portavoz de un Grupo Parlamentario en esa Comisión. Las cantidades van entre la que percibiría un Portavoz Adjunto electo fuera de Madrid, 74.695,32€ y las de un Presidente de la Comisión que cobraría 84.966,66€.

A partir de estas cifras variables y que en los próximos días se irán reflejando en la nominas de cada diputado, hay que añadir otros potenciales ingresos que en buena medida condicionan las retribuciones finales de un diputado.

Un primer bloque lo integrarían los parlamentarios que perciben los famosos “sobresueldos” que mayoritariamente se corresponden con una practica muy extendida en el  Grupo Parlamentario Popular. Los han percibido y perciben un buen número de miembros de su Dirección Nacional que son a su vez diputados y los de la dirección de su Grupo Parlamentario. Como es natural solo se conocen parcialmente los que publicaron en el 2011, como fue el caso de Mariano Rajoy en su calidad de Presidente Nacional del PP y por entonces Jefe de la Oposición. Habrá que estar a la espera de que se hagan publicas sus declaraciones de bienes y rentas correspondientes.

El segundo bloque lo forman los que tienen además otros ingresos por actividades ajenas a su condición de diputado y que han sido “autorizadas” por la Comisión del Estatuto del Diputado. En rigor hay que decir que son mayoría los diputados que teniendo esa autorización no perciben una contraprestación económica. Entre los primeros que sí percibieron una retribución hay casos conocidos que pueden consultarse en este enlace.


En fin, vamos acabando ya dejando a cada cual con sus propias conclusiones. En todo caso os sugerimos que para disponer de una visión más amplia de este tema visitéis algunas web que hemos consultado de otros países de nuestro entorno y para los mas caseros, las de algunos Parlamentos autonómicos que publican sus las retribuciones de sus diputados. Suerte y hasta la próxima.